Hombre de Luz


Inmensa tristeza y soledad nos dejó la partida del músico y poeta Luis Alberto Spinetta, que decidió dar sus últimos suspiros rodeado del amor de su familia en su casa-estudio de Villa Urquiza. Un vecino de Parque Chas que conoció al Flaco, nos deja su recuerdo en unas sentidas palabras. El sol brilla más, porque llegó la música de Alma de Diamante.

 

 

 

 

Por Leonardo Killian

 

Lo conocimos al flaco en el Instituto Di Tella. Era el debut de Almendra en los lejanos ´60 y las pocas personas que en esa noche poblaban la salita no sabían que nacía una leyenda.

El Flaco tenía 18 años y un mameluco que le daba un aspecto de arlequín. Junto a Emilio, Edelmiro y Rodolfo, hacían una música celestial. Eral el Beat de la época, o Nueva música Urbana, o rock progresivo. Muchos títulos para una música indefinible.

Muchas influencias tangueras, del jazz, del Cuchi… letras surrealistas, pero definitivamente nuestras, con el aroma de acá. De un pibe del bajo Belgrano.

Cuántos años pasaron flaco. Cuánta música. Cuánta poesía. Cuánta sabiduría que salía a borbotones de este tipo tan talentoso que parecía salido de otro planeta.

Después vino Pescado, Invisible…tantos grupos y tanta música siempre con ese sello inconfundible del Maestro.

Un buen tipo.

Un talentaso que con unas pocas clases de guitarra se largó a crear acordes y melodías complejas.Fuera de toda clasificación. Fuera de las modas y el adocenado rock que en esos años dejó de ser una música marginal para convertirse en un formidable negocio.

En un local de la calle Pueyrredón, Patacón 99 ( la entrada costaba 99 mangos de la época) era todo tan de entre casa que los viejos Robertone los ponían arriba de las mesas.

Te puede interesar  Don Spinetta, feliz cumpleaños

Despues las viejas violas nacionales dieron paso a la primera Les Paul que vi en mi vida, los primeros Marshall.

Cambiaron los equipos, las técnicas de grabación y por suerte también cambiaron los tiempos.A la salida de los recitales ya no nos esperaba la policía para raparnos o llevarnos  por averiguación de antecedentes.

Un tipo libre.
Un tipo preocupado por los demás.
Un músico de otra galaxia.
Un poeta urbano que le puso la piel a su tiempo.
Definitivamente se llevó un color.
Ese que le robó a su Muchacha.

Hay un color menos en el espectro, se lo llevó el Hombre de Luz que vuela y que definitivamente se lo lleva al final.

Portal de Parque Chas Administrator
Sorry! The Author has not filled his profile.

Portal de Parque Chas

Redacción

Deja una respuesta