Presentan CHAS CHAS, una exploración intangible de los mitos intrincados y las vidas increíbles de Parque Chas

El proyecto fotográfico, que se está presentando en España, es del fotógrafo Luis Cobelo y su inspiración fue la historieta Parque Chas que se publicaba en la Revista Fierro en los años 80. La historia –con guion de Ricardo Barreiro e ilustraciones de Eduardo Rizzo- contaba las aventuras de un escritor al que le dicen que en ese lugar suceden cosas fantásticas y extraordinarias, donde viven personajes mágicos maravillosos. Cobelo se dedica a recopilar esas historias y vive en carne propia esas “situaciones”. En 202o será presentado por el autor en nuestro barrio.

 

 

Por Fernando Belvedere

 

Hace 30 años llegó a las manos del fotógrafo Luis Cobelo (Venezuela, 1970) una historia en forma de cómic llamada Parque Chas, dedicada a nuestro barrio.

La historieta contaba las aventuras de un escritor al que le dicen que en ese lugar suceden cosas fantásticas y extraordinarias, donde viven personajes mágicos maravillosos. Él se dedica a recopilar esas historias y vive en carne propia esas ‘situaciones’.

La razón de que en este sitio puedan suceder cosas ‘fuera de lo común’ es porque el barrio fue proyectado arquitectónicamente como una tela de araña o laberinto. Por eso dicen que si entras, podrías no salir jamás.

Que la realidad es esa y no otra. Y que allí todo es posible. Como una dimensión.

Luis Cobelo recorrió con su cámara miles de kilómetros dentro de este laberinto para ver si lo que sucede en ese vecindario es cierto.

Y lo es.

Aunque lo que realmente le hizo ir hasta allá fue esta frase: “todo lo que alguna vez perdiste en la vida, existe en Parque Chas”. Y lo encontró.

Ese fue el punto de inflexión y la vuelta hacia la esencia de cuando empezó hace 33 años a ser fotógrafo: el arte en el sentido más puro y visceral.

Chas Chas es la continuación hacía una trilogía, o quizá una enciclopedia, sobre lo fantástico y mágico del continente latinoamericano.

 

 

 

 

ParqueChasWeb entrevistó a Luis Cobelo, que en estos días está presentando su fotolibro en España, para conocer a través de sus palabras cómo se gestó este proyecto y cómo fue el proceso de trabajo.

 

– Luis, ¿Cómo y dónde supiste por primera vez del barrio Parque Chas?

– Desde chico coleccionaba comics, y a los 19 años llegó a mis manos la Revista FIERRO que contenía la historieta Parque Chas con guion de Roberto Barreiro y dibujos de Eduardo Rizzo. Aún conservo esas revistas cuyo costo era de 15 mil australes.
30 años después volví a conectar con el barrio Parque Chas para investigar y trabajar para mi proyecto del fotolibro CHAS CHAS. Hubo una frase que gatilló la idea del libro y es la que dice “Todo lo que alguna vez se te perdió en la vida, existe en Parque Chas.” En la historieta de Barreiro y Rizzo existe una sentencia que dice que todo aquel que entra a Parque Chas corre el riesgo de no poder salir jamás. En los últimos 18 años viajé a Buenos Aires, pero nunca entré al barrio. Era tanta mi histeria que siempre creí que si entraba a Parque Chas iba a quedar atrapado para siempre.

 

-¿En qué momento nace la idea del libro y por qué?

-En 2016 estuve haciendo un proyecto fotográfico inspirado en Cien años de soledad que se llamó Zurumbático y viajé a Aracataca, el pueblo natal de García Márquez al norte de Colombia. Este trabajo fue un antes y un después en mi modo de interpretar la fotografía y la relación con el mundo fotográfico y te diría también con manera del ver el mundo en general. Entonces fue como volver a la esencia de hacer arte con la fotografía. Es muy enriquecedora la conexión con la gente y lo que hice durante 20 años fue un aprendizaje que me permitió convertirme en lo que soy hoy. Desde todo lo que te comenté anteriormente, fue que me empecé a preparar para el viaje a un lugar donde todo era posible y la creatividad se disparó. La preproducción de CHAS CHAS la comencé a realizar desde junio de 2018 investigando mucho sobre el barrio laberinto a través de Internet.

Te puede interesar  Un centenar de vecinas, protagonizaron el primer Asado de Mujeres de Parque Chas

 

-¿Qué barrio imaginaste y con qué Parque Chas te encontraste cuando lo conociste?

-Tenía mucha curiosidad por conocerlo y cuando visité Buenos Aires en diciembre del año pasado lo primero que hice fue sumergirme en Parque Chas. Fue una sensación agradable caminar sus calles a medida que me iba enterando de muchos de sus secretos. Cuando salí del barrio en esa primera incursión me di cuenta que tenía que abrir la cabeza y a eso estaba dispuesto, a que llegue la inspiración. Los humanos necesitamos soñar y creer, mucho más. Toda esa antigua resistencia que tenía a entrar al barrio por temor a no poder salir se fue al recorrer sus calles e intentar perderme a propósito. Curiosamente no me perdí, me encontré. Encontré mucho más que perder. De eso se trata CHAS CHAS, una cuestión musical, un chasquido de dedos para poder activar algo. Como la varita mágica del mago. El libro se revela como una cuestión mágica.

 

-Por último, ¿cómo fue tu experiencia durante las semanas que registraste las fotos para el libro y cómo fue la respuesta del vecindario a tus solicitudes?

-Todo fue fabuloso y mejor de la que imaginé. No suelo poner muchas expectativas antes de encarar algo. Mi contacto en Parque Chas fue Magdalena Eggers. Ella fue muy receptiva desde el principio con el proyecto CHAS CHAS. Nuestro posterior contacto fuiste tú y tu Portal de Parque Chas y ustedes fueron el nexo con otros vecinos del barrio. Todo lo que viví el tiempo que estuve allí me cambió la vida. Descubrí muchas cosas que no conocía. Fue una gran experiencia a pesar de que también hubo personas que no quisieron saber nada de lo que les comentaba sobre el libro. Eso lo acepté porque es así, lo que no me gustó fue que en par de casos hubo falta de respeto. Nada.

Viajé miles de kilómetros para poder conocer gente que ya se ha quedado en mi vida para siempre. También quedará para siempre el fotolibro CHAS CHAS. La tecnología podrá modificarse, desaparecer, pero un libro en papel permanecerá.

Mi relación con Buenos Aires es particular porque descubrí estando allá que Benito, mi abuelo paterno nació en tu ciudad. Vivió hasta los 7/8 años en La Boca. Los progenitores de mi abuelo fallecieron todos en Buenos Aires. Quedó huérfano de pequeño y unos vecinos de La Boca se lo llevaron a Galicia, España, donde vivió con unos primos de su papá. Ya grande, Benito viajó a Venezuela con mi abuela. Había luchado en la guerra civil española y se salvó de milagro. Por eso yo estoy aquí, y llegué hasta Parque Chas donde produje mi proyecto CHAS CHAS, el que me permitió descubrir muchas cosas sobre mí.

Este es un mundo que no me agrada, entonces trato de crear micromundos para conectar con mucha gente desde el arte, desde la fotografía. No me pongo límites. Creo que mientras mi cabeza está más surrealista, mágica y fantástica se conecta más con la realidad.

Buenos Aires ocupa un lugar importante en mi vida desde la música y la literatura y por todo lo que fui descubriendo sobre mi familia paterna. Una historia surrealista a la que alguna vez  tendré que indagar más.

CHAS CHAS es mi homenaje a una ciudad que quiero con todo lo lindo y lo no tan lindo que la caracteriza. Buenos Aires es como una novia eterna.

 

 

 

 

 

SOBRE EL FOTÓGRAFO

Luis Cobelo (Venezuela, 1970).

Premio Hasselblad Latinamerican Photographer 2012, en la actualidad desarrolla varios proyectos en España, USA, México y Venezuela.

Después de trabajar durante muchos años en el mundo editorial, publicando en casi todas las revistas del planeta y de España y Argentina (El País Semanal, Rolling Stone, National Geographic, Vice, Vogue…), y de exponer su trabajo en Ecuador, Alemania y Francia, todo cambió cuando publicó su primer fotolibro, ‘Zurumbático’.

 

Facebook Chas Chas Luis Cobelo

@chaschasluiscobelo

http://luiscobelo.com/

 

 

Portal de Parque Chas

Redacción

Deja un comentario