ActualidadNoticias destacadas

Carta Abierta:  “En defensa del Jardín Botánico de la Ciudad de Buenos Aires”

 

 

 

 

 

Una muestra lumínica, un recorrido laberíntico “que apunta a descubrir los secretos de la naturaleza cuando cae el sol”, se montó en el Jardín Botánico Carlos Thays del barrio de Palermo.  Integrantes de organizaciones ambientalistas manifestaron en redes sociales su rechazo a este show organizado por el Gobierno porteño. Desde la Comisión Nacional de Monumentos, de Lugares y de Bienes Históricos advirtieron que se está incumpliendo la ley 12.665.

 

El 1º de julio, se inauguró en el Jardín Botánico de la Ciudad de Buenos Aires, la muestra inmersiva “Secret Garden”. La misma funcionará durante las noches de julio a partir de las 18.30. “La idea surgió inicialmente en los Kew Garden (Jardín Botánico de Londres) que tienen 400 años de historia. En invierno siempre había menos afluencia y se les ocurrió hacer algo para resaltar la belleza del espacio y atraer público en una época que no es habitual, en invierno y de noche, que en el hemisferio norte es en Navidad. Hicimos varias instalaciones en diferentes partes de España con muchísimo éxito y buscábamos un espacio en Latinoamérica. Sabíamos que Argentina tiene una riqueza cultural enorme pero cuando conocí este Jardín me pareció impresionante. Nos hemos esforzado por resaltar parques que no son ni la mitad de bonitos que éste. Así que van a ver algo bastante especial que hemos diseñado especialmente para este espacio”, contó a Télam el español Nicolás Renna, manager director de Proactiv Entertainment, la empresa que realizó una alianza estratégica con la productora argentina 6 Pasos para concretar el espectáculo.

Desde varias organizaciones ambientalistas, como así también, profesionales especializados en Historia urbana y del Paisaje; denunciaron que las autoridades porteñas “banalizan” un patrimonio cultural público en un show donde las especies y las instalaciones desempeñan un rol escenográfico en dieciocho postas “inmersivas, disruptivas y sustentables”.

 

 

Texto de la Carta En defensa del Jardín Botánico Carlos Thays

 

Nos hemos enterado por la prensa de que en el Jardín Botánico Carlos Thays de la Ciudad de Buenos Aires se desarrolla una “Muestra Inmersiva Lumínica”, denominada Secret Garden. Al respecto, queremos recordar que un Jardín Botánico no es un jardín corriente. Es el Museo de las Plantas y su objetivo es científico, artístico, educativo y social. Así lo entendió Thays cuando lo proyectó y construyó. Luego de años de trabajo, pudo ser librado al público en 1898.

Es uno de los pocos sitios de la ciudad en los que prima el verde vegetal vivo. A tal punto, que constituye un oasis de vida para la flora, la fauna y los seres humanos que buscan sosiego y calma en la ajetreada y ruidosa vida urbana. Es por el follaje frondoso de sus árboles y el suelo absorbente que, el GCABA lo ha designado primer Refugio Climático de la Ciudad, para ser utilizado cuando el verano nos traiga temperaturas extremas. En este contexto, llama la atención que, en vez de ampliar esta manera de entender el espacio verde público a las plazas y parques, se haga el camino contrario, llevando al Jardín Botánico artificialidad, plástico y metal. Más aun cuando desde el punto de vista ambiental, tanto la luz artificial nocturna como el sonido alteran los ciclos de descanso de la flora y la fauna, provocando el quiebre de la necesaria tranquilidad y silencio.

Por sus valores ambientales, históricos y culturales el Jardín Botánico de Buenos Aires fue declarado en 1996 Monumento Histórico Nacional. Por lo tanto se debe cumplir con lo establecido en la ley 12.665 que determina que toda intervención en él debe ser aprobada por la Comisión Nacional de Monumentos, de Lugares y de Bienes Históricos. Sabemos, por declaraciones de dicha Comisión, que ésta no fue consultada. Hoy vemos, azorados, como un siglo y cuarto de trabajo de cientos de trabajadores y el afecto de tantas generaciones, es puesto en peligro por un espectáculo comercial, que no respeta a sus plantas, su fauna, sus edificios patrimoniales, su historia, ni la imagen del lugar que guarda el inconsciente colectivo.

Tampoco se respeta su categoría de espacio público, pues se cobra entrada. Los organizadores dicen que se podrá continuar visitando el Botánico como siempre, de 9 a 17 horas, pero ¿en cuáles condiciones? ¿con los estanques cercados y rodeados de instalaciones? ¿con cables, artefactos lumínicos apagados, estructuras de alambre y plástico por doquier? ¿con instalaciones “camufladas” con ramas cortadas de árboles vivos? ¿con publicidades empresarias? ¿con food trucks? Estamos hablando de un espectáculo para cuya realización se requiere del montaje de escenografías, instalaciones de luz y sonido, redes de alimentación de energía, video, etc. con importante impacto patrimonial y ambiental.

La arquitectura y las obras de arte, son banalizadas. El microclima y el ecosistema del Jardín Botánico -que deberíamos cuidar como el reservorio patrimonial que es- son perturbados por la falta de respeto a la flora y la fauna, por lo que consideramos totalmente fuera de lugar esa instalación. En lugar de concientizar sobre el valor patrimonial de este espacio verde, prima la banalidad de mostrar al público mariposas de plástico con luz, antes que a las verdaderas, atraídas por arbustos y entre flores vivas. El patrimonio del Jardín Botánico debe ser protagonista y no mero soporte de instalaciones artificiales. Si se tratara de homenajear al jardín y su creador podrían haberse planeado visitas nocturnas para apreciar los sonidos de la naturaleza, los aromas, la penumbra y caminar por los senderos apreciando la magnificencia del entorno a la luz de la luna.

Desde la Secretaría de Ambiente, se informó oficialmente que se “valora y respeta de manera irrenunciable el patrimonio que representa el Jardín Botánico Carlos Thays para la Ciudad de Buenos Aires”. Por lo que vemos, es un modo extraño de hacerlo.

Cabe recordar que las autoridades del GCBA, Sra. Abogada Inés Gorbea y el Sr. Licenciado en Ciencias Políticas Ariel Álvarez Palma, respectivamente Secretaria de Ambiente y Subsecretario de Políticas de Infraestructura Verde Urbana y Desarrollo Sostenible, tienen entre sus responsabilidades: • Reconocer y garantizar el cuidado del ambiente como patrimonio común de todos los ciudadanos.

  • Velar por la preservación y restauración del patrimonio natural, urbanístico y de la calidad sonora, para que los vecinos puedan disfrutar de una Ciudad sustentable y a escala humana.
  • Entender en el mantenimiento del Jardín Botánico Carlos Thays, sosteniendo y fomentando su riqueza biológica, trabajo científico y actividades educativas y recreativas.

El patrimonio de la ciudad pertenece, por herencia y derecho, a la ciudadanía que la habita, siendo los funcionarios públicos quienes deben garantizar el buen uso y conservación del mismo. Nos preocupa sobremanera el antecedente de impunidad que quedará para el futuro y nos preguntamos cuánto costará revertir, en los jóvenes y niños que concurran a este espectáculo, la falsa idea de que han visto un Jardín Botánico. Quienes esto firmamos somos profesionales y ciudadanos que vivimos, visitamos o transitamos la Ciudad de Buenos Aires, que hemos dedicado parte de nuestras vidas a la defensa del patrimonio cultural de la ciudad y estamos convencidos de que es la población la que debe hacer escuchar su voz y velar por el bienestar común, cuando quienes tienen las responsabilidades ejecutivas y de gestión no lo hacen.

Invitamos a adherir a quienes compartan el dolor y estupor que sentimos.

 

Acceder al formulario de adhesiones

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Portal de Parque Chas

Redacción

Deja una respuesta

Estadísticas del Portal de Parque Chas

Paginas vistas 27.163

Días en el rango 28

Promedio de páginas vistas diarias 970

Desde cualquier SERP 35

IPs Unicas 2.181

Últimos 30 minutos 17

Hoy 35

Ayer 1.169