Adolfo Aristarain presenta su nuevo libro

 

 

 

 

 

 

El director de cine nacido en Parque Chas dará a conocer El oficio del cine (Grupo Editorial Sur-2022) en la sede de la DAC, Directores Argentinos Cinematográficos, ubicada en Villa Crespo. Participarán de la presentación el periodista Fito Mendonça Paz y la actriz Marina Glezer.

 

Grupo Editorial Sur presenta El oficio del cine. Adolfo Aristarain, libro que contiene los guiones de las películas Martín (Hache), Lugares comunes, Roma y el inédito Al norte de Marrakesh escrito junto al español Mario Camus. Además, al comienzo del texto, hay una serie de apuntes sobre la labor cinematográfica bajo la mirada y la experiencia del realizador nacido en Parque Chas, director también de las películas premiadas Últimos días de la víctima, Tiempo de revancha y Un lugar en el mundo.

 

La presentación del libro se realizará el jueves 5 de mayo a las 18.30, en la sede de la DAC, Vera 559 de la Ciudad de Buenos Aires. Participarán del panel el periodista Fito Mendonça Paz y la actriz Marina Glezer que trabajó en la película Roma.

 

 

Portada del libro editado por Grupo Editorial Sur

 

 

Sergio Casado, periodista español e investigador de la obra de Aristarain escribió sobre este nuevo libro: “El cine es el resquicio de la buena gente, la rendija, el opio del agnóstico”. Así lo escribió Manolo Marinero. Y en el cine, como en un túnel, vamos al pasado, al presente o al futuro. Sin limitaciones.

Cierro los ojos. Intento concentrarme, encontrar esa rendija. Viajo en el tiempo a la antigua casa de Mario Camus en Ruiloba, cerca de Santander. En su despacho hay cientos de libros y una preciosa maqueta del barco Spray de Joshua Slocum. Mientras yo observo aquel lugar mágico, Mario va haciendo pilas de guiones; finalmente encuentra el  guion de Al norte de Marrakesh, escrito por Aristarain y él.  “Adolfo escribe divinamente”, me dice. Sujeta el guion como si fuera un timón, satisfecho, y me dice que para él, el cine de Adolfo es el cine de un nuevo humanismo. También recuerda el placer, la alegría de la llamada de teléfono de su amigo para trabajar en la escritura de Roma, de nuevo ambos junto a Kathy Saavedra.

Necesitamos a los Maestros. Para mí lo han sido Adolfo Aristarain y Mario Camus. También Manolo Marinero. Es una enseñanza atrapante. Pero en este libro vamos más allá, escapamos un poco del cine y nos fijamos en la lectura (“un  placer que no te puedes perder”, le dice Martín a su hijo Hache) y en la escritura. Es el territorio del guion, de la Palabra. Y la escritura es esencial para Adolfo Aristarain. Así lo dijo Federico Luppi: “Tiene sentido porque él lo escribe… La escritura es su andadura, su gatillo, su catapulta y su  conflicto”.

Es imposible explicar la alegría de encontrar un verdadero Maestro. En mi camino he encontrado profesores aburguesados, enriquecidos, incluso catedráticos grotescos que desprecian y humillan al alumno. No los miran a la cara. Les dan la espalda. A algunos incluso les gusta ver a los alumnos aplastados. Es un daño terrible para esos jóvenes. Afortunadamente hay otros profesores, alguien como Fernando Robles en Lugares comunes, cuando enseña a los futuros maestros que no deben adoctrinar: “(…) despierten en sus alumnos el dolor de la lucidez. Sin límites. Sin piedad”.

La edición original de los guiones de Adolfo Aristarain en Ocho y Medio, publicaba Martín (Hache), Lugares comunes y Roma. La edición de Grupo Editorial Sur, casi veinte años después, tiene el aliciente de la publicación añadida de Al norte de Marrakesh, esa historia épica de legionarios en la frontera. La leí de un tirón, hace casi quince años, en una pequeña casa rural cerca del refugio de Mario Camus. Acabé entusiasmado. Ahí estaba la película, en la mente del lector.  Y ahí sigue, como los otros tres guiones, buscando a los nuevos lectores que disfrutarán de ella. La desaparición de Mario no es tal. Este libro le sirve de homenaje. En este libro la alegría del trabajo con su viejo amigo Adolfo está presente, le hace presente”.

 

 

 

 

 

 

En declaraciones a ParqueChasWeb la actriz Marina Glezer expresó: “Este libro de Adolfo Aristarain sintetiza su historia, construcción y aporte al cine argentino. Pero, además, cuanto más local más internacional; entonces, todas sus películas han sido categóricamente necesarias para la construcción de una memoria colectiva.
Haber participado en Roma, su última película, ha significado siempre para mí un honor y ahora me honra poder estar el jueves 5 de mayo en la presentación del libro El oficio del cine, que sintetiza, agrupa y recopila este pedazo de historia que representa Adolfo Aristarain para todos nosotros y nosotras”.  

 

Por su parte, el músico Fito Páez, que se considera parte de la familia Aristarain dedicó el siguiente texto a su amigo:

Así en la vida como en el cine

“Adolfo Aristarain y Kathy Saavedra son un team temerario a la hora de pergeñar y darle cuerpo definitivo a un guion cinematográfico. En tres de los guiones a los que refiere este libro han trabajado codo a codo. Martín (Hache), Lugares comunes y Roma. Logran condensar con notable calidad un balance perfecto entre una clara destreza intelectual y el infinito marco de emociones en el cual se mueven como peces en el océano humano. Es un cine de los márgenes y sin concesiones. No hay un interés por agradar bajo la forma del costumbrismo popular o por la búsqueda de la identificación con el espectador medio. Sus guiones, por ende, sus films, funcionan como una especie de provocación no establecida por ellos. Son artistas o artesanos, como les gusta nombrarse a Adolfo y a Kathy. En su cine se expone a personajes expulsados del sistema por deseo propio o por las coyunturas equis en las que intentarán sobrevivir. En mundos donde crearán sus propias leyes, que no siempre resultarán efectivas o a su favor. Los personajes del universo Aristarain-Saavedra son criaturas a la deriva. La mano maestra está en que todos, casi sin excepción, se quiebran y todos los argumentos sostenidos por ellos mismos son interpelados por las circunstancias dramáticas del texto. Sus personajes se ven envueltos en dispositivos emocionales altamente complejos, donde nadie termina actuando o sintiendo muchos de los axiomas que postulan. No es mi turno de adelantarles aquí ningún extracto de estos guiones sino de presentarle al lector neófito una parte de la constelación de decisiones tomadas con mucha rigurosidad por parte de Kathy y Adolfo. Podría decir, sabiendo del posible rechazo a esta teoría doméstica por parte de la pareja en cuestión, que en cada uno de los personajes de estos guiones se esconde una guía oculta y no tanto, de sus propias vidas. La nobleza de estos escritores está ligada a un alto sentido de la justicia y la solidaridad. 

Valores humanos en franca retirada. Materias no aprendidas en capillas políticas. Es una nobleza no heredada de ningún trono ni por sangre real. Es la nobleza del corazón humano, máquina compleja si las hay. No por esto sus personajes dejarán de cometer alguna canallada aquí o allá o incluso de padecerlas. Es un cine sin hipocresías. Encuentro un fuerte sentido aristocrático en el cine de Adolfo y Kathy. Sus mujeres y hombres luchan por sus ideales en un mundo que les es hostil y defienden valores considerados muchas veces anacrónicos en la vida moderna.

Esto mismo se podría aplicar al extraordinario libro escrito por Adolfo junto a Mario Camus, Al norte de Marrakesh. Una historia recordada por un general francés en el norte de África, entre marchas y contramarchas en el exótico marco de la Legión extranjera española, donde hombres y mujeres desandarán pasiones y contradicciones bajo la inapelable fuerza de las circunstancias donde se los ha plantado a vivir en el cinematógrafo. Adolfo debe realizar este film. El cine lo merece. Amo a estos dos locos entrañables, Kathy y Adolfo. 

Y a Bruno, su hijo. Mi vida fue otra después de conocerlos. Encontré hermanos de viaje. Familia. Personas implacables, amorosas, siempre cerca de lo esencial. Lúcidos, presentes, generosos, contradictorios, sobrios, borderlines y eruditos. 

Juntos y por separado. En su casona de Villa del Parque o en su departamento del barrio de Montserrat. En los sets de filmación y en las cocinas de sus casas. Abrazados en el viaje de la vida desde hace ya no recuerdo cuanto tiempo. 

Bebiendo, discutiendo y riendo entre amigos. Así en la vida como en el cine. 

Lean estas páginas con la seguridad de que no serán defraudados. Es un arte que no tolera la especulación, ni la falta de rigor, ni los programas de guiones de Windows, ni los plots de introducción, nudo y desenlace, ni ningún otro artificio. Solo la sangre fluyendo, el amor por el cine latiendo en cada escena y la inteligencia borrando todo tipo de certezas conocidas en pos de hacernos vivir fabulosas aventuras”.  

 

 

Parque Chas y Aristarain

Nació un 19 de octubre de 1943 en la calle Andonaegui 1468, entre Hamburgo y Turín vecino a la escuela “Petronila Rodríguez”. “Soy un hijo tardío, ya que mis padres me tuvieron después de 8 años de estar casados, y ellos ya vivían en Parque Chas donde compraron el terreno y construyeron la casa. Mi madre me contaba que cuando llegaron al barrio las calles eran de tierra y enfrente de casa se veían las montañas de arcilla, ya que allí estaban instalados los hornos de ladrillos”, relató Aristarain a ParqueChasWeb en 2004

Su madre era profesora de piano y su padre era sub-administrador de la Casa “Kraft”; una imprenta que en ese entonces editaba la Guía Verde que era una guía telefónica invertida.

Adolfo Aristarain vivió en Parque Chas hasta los 20 años. Siempre en la misma casa donde nació, hasta que la tuvieron que vender y se mudaron al centro.

“De Parque Chas recuerdo las fogatas de San Pedro y San Pablo, las peleas con chicos de otras cuadras para que no nos sacaran las ramas que juntábamos en algunos de los tantos terrenos vacíos que existían en el barrio. También recuerdo que jugábamos a la pelota en el Pasaje Sofía, detrás de la “Petronila” y en la plaza de Bauness frente al club “El Trébol”. Otro de los recuerdos es que remontábamos barriletes en la Agronomía en un increíble paisaje campestre en plena ciudad”, señaló a ParqueChasWeb el director de la multipremiada  Un lugar en el mundo.

 


Sobre Adolfo Aristarain

 

Director, productor y guionista de cine. La parte del león (1978), Tiempo de revancha (1981), Últimos días de la víctima (1982), Un lugar en el mundo (1992), La ley de la frontera(1995), Martín (Hache) (1997), Lugares Comunes (2002) y Roma (2004) son algunas de sus películas. Sus primeros acercamientos al cine como montajista y sonidista fueron en Rio de Janeiro y como ayudante de producción en Buenos Aires a comienzos de los sesenta, donde empezó a trabajar de ayudante de dirección de manera profesional. En 1967 se radicó en Madrid y regresó a Buenos Aires en1974, donde continuó aprendiendo el oficio del cine. Luego de treinta largometrajes asistiendo a directores como Mario Camus, Vicente Aranda, Sergio Leone, Lewis Gilbert, Gordon Flemyng, Peter Collinson, Daniel Tinayre y Sergio Renán, escribió un guion y realizó su primera película (1978).Desarrolló su tarea entre Argentina, España y esporádica-mente USA. Es miembro de la Academia Española de Cine y fue vicepresidente de Directores Argentinos Cinematográficos (DAC) durante los dos años en que desde esa entidad se promovió la actual Ley de Cine. En 2003 le fue otorgada por Real Decreto la nacionalidad española, en mérito a su aporte a la cultura iberoamericana. El oficio del cine. Adolfo Aristarain es el primer libro publicado por GES-Grupo Editorial Sur para su Colección GES-Cine.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Portal de Parque Chas

Redacción

Deja una respuesta

Estadísticas del Portal de Parque Chas

Paginas vistas 24.749

Días en el rango 28

Promedio de páginas vistas diarias 884

Desde cualquier SERP 9

IPs Unicas 3.053

Últimos 30 minutos 31

Hoy 271

Ayer 1.805