Presentan un proyecto de ley para reconocer la tarea de los trabajadorxs que presten servicios en comedores comunitarios

 

 

Los destinatarios serán aquellos grupos comunitarios de la Ley 2.956 y comedores asistidos que llevan adelante tareas durante la emergencia sanitaria en el ámbito de la Ciudad de Buenos Aires. La iniciativa pertenece a la legisladora María Bielli (FdT).

 

Por Fernando Belvedere

Desde el bloque porteño del Frente de Todos acaban de presentar un proyecto de ley, que consiste en una Asignación mensual para todas las trabajadoras de los comedores comunitarios en el ámbito de la Ciudad de Buenos Aires, para que sea otorgado mientras persista la Emergencia Sanitaria.

 

“Desde un primer momento, estas mujeres fueron exceptuadas de cumplir con el aislamiento obligatorio, ya que su labor es considerada labor esencial. Son ellas quienes alimentan a nuestros niñxs y familias de los barrios más vulnerables de nuestra ciudad”, señala a ParqueChasWeb la diputada María Bielli, autora del proyecto.

 

Hoy se calculan en 700 los comedores comunitarios en el ámbito de la Capital Federal y en más de 2 mil las mujeres que sostienen esta tarea que llevan a cabo sin ningún tipo de remuneración. “Al reconocimiento simbólico, a los aplausos, al visibilizarlas; es importante también acompañarlas con un incentivo económico salarial, que venga a poner justicia distributiva en una ciudad que es muy desigual y que tiene a muchas mujeres trabajando en tareas de cuidados que no son remuneradas”, agrega Bielli.

 

En el Artículo referido al «reconocimiento» de lxs trabajadorxs comunitarios, se establece que el Poder Ejecutivo, a través de la autoridad de aplicación, dispone el otorgamiento de una asignación mensual no inferior a un salario mínimo, vital y móvil para cada trabajador o trabajadora que el grupo comunitario o comedor asistido designe, en el marco de la emergencia sanitaria.

 

A efectos de la percepción de dicha prestación, cada grupo comunitario y/o comedor asistido podrá designar un cocinero/a por cada turno de trabajo declarado por el grupo comunitario más un trabajador o trabajadora cada treinta raciones de comida proporcionadas por jornada y/o mayor fracción superior a diez raciones de comida proporcionadas por jomada.

 

Los grupos comunitarios y comedores asistidos presentarán un listado con los trabajadores y trabajadoras a la autoridad de aplicación, quien arbitrará los medios necesarios para que esta asignación sea implementada y llegue a los trabajadores y trabajadoras, designados/as por cada grupo comunitario y/o comedor asistido.

 

El proyecto de ley, en su Artículo 4°, concerniente a las «compatibilidades»; se detalla que la prestación económica mensual mencionada es compatible con otras prestaciones, salarios y/o asignaciones del Gobierno de la Ciudad y con cualquier salario social y/o prestación y/o subsidio que surja en el marco de la pandemia.

 

Asimismo, la iniciativa prevé la creación de un Registro especial de trabajadores y trabajadoras que prestan servicios en grupos comunitarios y comedores asistidos a efectos de que sean alcanzados por los beneficios de la futura ley. El organismo que lo regulará será el Ministerio de Desarrollo Humano y Hábitat de la Ciudad de Buenos Aires.

 

Por último, la diputada porteña María Bielli expresó a nuestro medio, que desde su bloque esperan que este proyecto “sea tratado en el recinto con la prioridad que merecen estas compañeras que están en la primera línea de alimentación y cuidado de sus barrios. Ser reconocidas con este ingreso”.

 

 

Fundamentos del Proyecto de Ley

 

En el marco de la propagación del COVID a nivel mundial y a fin de preservar la salud pública se determinó mediante el Decreto N° 260/PEN/20 y el Decreto N° 297/PEN/20, el “aislamiento social, preventivo y obligatorio”. En el marco del mismo decreto, en el Art. 6° quedan exceptuadas del cumplimiento de este aislamiento las personas afectadas a las actividades y servicios declarados esenciales en la emergencia. Entre ellas se destacan “Personas afectadas a la atención de comedores escolares, comunitarios y merenderos”.

 

Mediante la Resolución 160/2020 del Ministerio de Desarrollo Social se exceptúa del cumplimiento del aislamiento social, preventivo y obligatorio y de la prohibición de circular “a ciertas personas afectadas a una serie de actividades o servicios declarados esenciales en la emergencia, exclusivamente limitados al estricto cumplimiento de aquellas actividades o servicios”. Entre aquellas excepciones se encuentran las personas afectadas a la atención de comedores escolares, comunitarios y merenderos. La resolución señala que el decreto establece como regla general y obligatoria el aislamiento social, preventivo y obligatorio y, por tanto, las excepciones establecidas en el artículo 6°, deben ser interpretadas de manera restrictiva. Sin embargo, la situación de excepcionalidad descrita en el inciso 8 del Artículo 6° del Decreto 297/20, respecto de las personas afectadas a las actividades de los comedores escolares, comunitarios y merenderos, “se trata de un supuesto de atención inmediata en el marco de la emergencia en virtud de su colaboración en la realización de actividades básicas de la vida diaria de la población afectada y en situación de vulnerabilidad social”.

 

El Decreto 297/PEN/20 fue prorrogado luego mediante los decretos N° 325/PEN/20 hasta el 12 de abril, N° 355/PEN/20 hasta el 26 de abril, el Decreto de Necesidad y Urgencia N° 408/PEN/20 prorrogó hasta el 10 de mayo, el Decreto N° 493/2020 hasta el 7 de junio de 2020 y el Decreto N° 520/2020 que prorroga hasta el 28 de junio de 2020 inclusive.

 

La Ciudad de Buenos Aires mediante el Decreto de Necesidad y Urgencia N° 1/20 declaró la Emergencia Sanitaria en el ámbito de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires hasta el 15 de junio de 2020. La Ciudad, será una de los últimos distritos en flexibilizar la cuarentena dado que el Área Metropolitana de Buenos Aires concentra el 87% de los casos de COVID 19 y particularmente en CABA se detectaron 11.010 casos de los 22.794 confirmados a nivel Nacional al día de la fecha según datos oficiales del Ministerio de Salud de la Nación.

 

En la Ciudad de Buenos Aires, tiene lugar el Programa de Apoyo, Consolidación y Fortalecimiento a Grupos Comunitarios creado por la Ley N° 2.956 el cual otorga subsidios semestrales para solventar gastos corrientes y de capital de conformidad con el artículo 8° de la ley.

 

El Programa de Apoyo, Consolidación y Fortalecimiento a Grupos Comunitarios,  promueve la formación y actuación de los grupos comunitarios sin fines de lucro, los cuales orientan sus acciones hacia los sectores más vulnerables de la población de la Ciudad. Hoy en día este programa se encuentra con ajuste presupuestario, recortes permanentes y falta de ampliación acorde a la situación que estamos viviendo.

 

De acuerdo al Registro Nacional de Barrios Populares creado por el Decreto N° 358/17 en el marco de la Ley Nacional 27.453, la Ciudad de Buenos Aires cuenta con 57 barrios donde habitan 73.600 familias aproximadamente.

 

Las medidas de distanciamiento social y aislamiento obligatorio que se han implementado para hacer frente a la emergencia sanitaria han impactado en las economías de un gran conjunto de personas.

 

Para las miles de personas que viven en los barrios populares de la Ciudad de Buenos Aires, la paralización de la actividad económica que conlleva el aislamiento social preventivo y obligatorio implica la imposibilidad de salir a desarrollar las tareas cotidianas, cesando sus ingresos.

 

Los más de 700 comedores y merenderos que existen hoy en la Ciudad de Buenos Aires están dando respuesta a una mayor cantidad de pedidos de comida que se han multiplicado en este contexto de crisis sanitaria, económica, social y cultural. En este contexto, los comedores y merenderos cumplen un rol social fundamental. Esta tarea es en la inmensa mayoría de los casos llevada adelante por mujeres.

 

El proceso de división sexual del trabajo configura dos esferas: la productiva -aquella que se refiere al trabajo remunerado llevado a cabo en el mercado- y la reproductiva -llevada a cabo de manera no remunerada dentro de las fronteras de lo privado-. Estas tareas están generizadas: mientras las tareas productivas han sido consideradas históricamente como actividades “masculinas”, las tareas no remuneradas e invisibilizadas, han sido consideradas históricamente como “femeninas”.

 

Mientras las tareas productivas cuentan con un salario y un gran reconocimiento social, las tareas reproductivas carecen en la gran mayoría de los casos de reconocimiento y de retribución económica. Sin embargo, se trata de tareas fundamentales para la reproducción de la vida humana, como puede verse actualmente en el contexto de aislamiento social, preventivo y obligatorio, cuando las denominadas “actividades esenciales” son, justamente, los trabajos vinculados con la reproducción de la vida (provisión de alimentos, cuidado de la salud, etcétera).

 

Esta lógica se traslada a las actividades de cuidado realizadas en el ámbito comunitario, ya que en general las mujeres que sostienen comedores, merenderos y realizan una gran cantidad de trabajos de cuidado al interior de sus barrios no obtienen por ello ningún salario. De igual forma, las actividades de cuidado realizadas en el mercado (trabajadoras de casas particulares, enfermeras, etcétera) son las actividades con menor reconocimiento social y peor retribución económica.

 

En las últimas décadas, a partir de las luchas del movimiento feminista, los “cuidados” han entrado en la agenda de discusión pública. Reconocer y retribuir adecuadamente estas tareas es una condición fundamental para vivir en una sociedad más justa.

 

Hoy más que nunca, resulta fundamental reconocer el trabajo reproductivo y de cuidado realizado por tantas compañeras por tantos años que es lo que permite la reproducción de nuestra vida. En esta línea es que planteamos este proyecto que es solo una primera iniciativa para empezar a discutir este tema, con miras a que en un futuro cercano hablemos de salario justo para todas las trabajadoras de cuidado.

 

 

 

 

 

Portal de Parque Chas

Redacción

Deja una respuesta