Llega el Primer Festival Internacional de Poesía “FIP Parque Chas”

 

 

 

Se desarrollará en forma virtual del 25 al 27 de marzo próximo, para celebrar el centenario del nacimiento de Luis Luchi, el poeta del barrio.

 

 

 

Por Fernando Belvedere

 

ParqueChasWeb conversó con Daniel Quintero, poeta y vecino de Parque Chas, impulsor del Primer Festival Internacional de Poesía.

“Cuando tengo que ir para el lado de Triunvirato y Los Incas, jamás lo hago por avenidas. Siempre tomo por adentro del barrio y el paso obligado es la esquina de Bauness y Bauness, donde vivió el poeta Luis Luchi. El año pasado advertí que en 2021 Luis hubiera cumplido 100 años. Por lo tanto, me pareció justo, compartir la propuesta de crear el “FIP Parque Chas. Luis Luchi 100 años”. Convoqué a amigxs poetas que se entusiasmaron mucho con esta iniciativa y a partir de allí, arrancamos con las invitaciones. Hasta el momento tenemos varixs confirmados del exterior y de Argentina”, señala Daniel Quintero.

 

La fecha de inicio del Festival de Poesía no es casual, coincide con la fecha en la que Luis Luchi se tuvo que exiliar en Barcelona durante la última dictadura cívico militar (1976/1983).

 

 

 

 

 

 

Entre los coordinadores del “FIP Parque Chas” se encuentran dos amigos de este Portal: La periodista y escritora Lilian Garrido y el artista plástico Pedro Gaeta, por supuesto, ambos nacidxs y criadxs en nuestro barrio; como así también lxs poetas Laura Valente, Andrea López, Eva González y Víctor Cabrera y desde Chile está colaborando de igual manera el poeta argentino Daniel  Calabrese, radicado en la capital del país trasandino.

 

El Festival se transmitirá a todo el mundo a través de un Canal de youtube cuyo enlace será informado a la brevedad.  También contará con la participación de músicos del barrio (como Ariel Prat), por aquellos nacidos aquí pero que en la actualidad viven en el exterior (Laura y Norberto Pedreira)  y por dos nietos músicos (Gustavo y Pablo) de Luis Luchi.

 

 

Datos biográficos del poeta Luis Luchi

Hijo de inmigrantes judíos ucranianos, LUIS LUCHI (seudónimo de Luis Yanischevsky Lerer), nació en Buenos Aires el 11 de octubre de 1921.

 

Militó activamente en la Federación Juvenil Comunista y luego en el Partido Comunista, pero tras ciertas desilusiones se acercó paulatinamente al anarquismo, sin renegar nunca del marxismo. En 1944 se casó con Irene Lavalle y tuvieron tres hijos (Aníbal, Esteban y Luis). Trabajó como obrero gráfico y como vendedor viajante de libros, lo que le permitió recorrer buena parte de la Argentina. El oficio asumido era, sin embargo, el de poeta: “yo escribo versitos”, solía decir con humilde ironía. A principios de la década del 60 participó en el grupo de cuentistas El Matadero, ligado estéticamente al grupo de Boedo (publica en 1961 su cuento “El brasilerito” en la antología Cuentistas argentinos contemporáneos). A finales de esa década fundó junto con el poeta Roberto Santoro, el músico Eduardo Rovira y el artista plástico Pedro Gaeta el Grupo Gente de Buenos Aires, cuyo objetivo era, por un lado, acercar el arte a los barrios organizando actividades culturales en escuelas, clubes y sociedades de fomento y, por otro, llevar adelante una labor editorial muy importante, con ediciones artesanales de libros, carpetas y discos, muy prolijas y de bajo costo. En 1976 tuvo que exiliarse con su mujer en Barcelona, adonde ella murió en 1990. Años más tarde conoció en esta ciudad a Rosa Katz, su segunda compañera. Luchi murió en la capital catalana el 21 de octubre de 2000.

 

En la Argentina publicó los siguientes libros:

El obelisco y otros poemas (1959). Recientemente reeditado por “Eloisa Cartonera”

El ocio creador (1960)

Poemas de las calles transversales (1964)

La vida en serio (1964)

Vida de poeta (1966 y 2003)

El muerto que habla. 48 penúltimos poemas – Poemas cortos de genio (1970)

Ave de paso (1973)

Los rostros (1973)

Poemas 1946-1955 (1975)

La pasión sin Mateo (1976)

Antología poética (1986. Selección y prólogo de Eduardo Romano),

Fuera del margen (1992),

Jardín Zoológico (1995).

Amores y poemas en Parque Chas (2001)

Paseo por la capital de Luis Luchi (antología, 2003. Selección y prólogo: Lilian Garrido. Epílogo: Alberto Szpunberg).

 

Y dos discos:

Tango de música a lo lejos (1966. Poemas y voz: Luis Luchi. Música e intérprete: Eduardo Rovira. Ilustración de tapa: Pedro Gaeta)

Antología por mí (1969. Larga duración. Poemas y voz: Luis Luchi).

 

En España publicó los siguientes libros:

¡Gracias, Gutenberg! (1980),

Resumen del futuro (1984),

Mishiadura en las dos ciudades (1993),

Contestarse a sí mismo en el canto (1997),

Poemas y pinturas (1999. Poemas de Luis Luchi y pinturas de Miguel “Kinoto” Ratto).

 

Además, el disco/cassette: A medio hacer todavía (1982. Larga duración. Música de Jorge Sarraute. Poemas y voz de Alberto Szpunberg y Luis Luchi).

 

Y el compact disc: Todos se dan vuelta y miran. Poetas argentinos en BCN. (1999. Poemas y voces: Susana Drangosch, Andrés Ehrenhaus, Jonio González, Luis Luchi, Alberto Szpunberg. Música: Jorge Sarraute. Poemas musicalizados interpretados por el grupo Vox Populi).

 

 

Relaciones de la Familia Chas con mi familia y la de los vecinos

[Luis Luchi]

 

Me gustaría empezar por ellos

para que no me duela tanto

por haber sido niño de acción

con los materiales del río de la luna,

de las obras en construcción

y los días calurosos en que se vivía

y no se dejaba vivir.

Hijos dilectos de la calle

consagrados a crecer

con los cuatro elementos

y la escarcha que congelaba el barro.

Allí se clavaron banderas invencibles

hacia todos los sentidos del paraíso

cambiando los trapos por zapatos

en los Incas y Triunvirato

para que Ramón el portero

nos dejara entrar en la escuela.

El Pampero que apagaba las mechas,

alumbrados a kerosén.

El agua que llovía de arriba

y de abajo cuando Pampa

nuestro río navegable

inundando los pozos ciegos

y los mates se tomaban con agua hervida.

El fuego rimaba con carbón,

los que después fueron árboles

crecían a la par de nuestra estatura,

dejándonos abajo,

reforzados con alambre

se convertían en cercos

para que cada familia

tuviera sus peleas privadas.

Bosque de cardos, abrojitos,

yuyos altos estimulando zoologías inclasificables,

cortina protectora de miradas curiosas

de su función de servicios y violaciones.

Cuánta, Dios, cuánta pureza, dios, cuánta.

Y cómo llegar grandes

apoyados en ladrillos de canto

señores Grosso Toscanos Avanti La Estrella

que en vez de convertirnos

en su mano de obra barata

nos tomábamos el tranvía siete

y volvíamos a veces de visita

y agitados y tarde

a los velorios de los abuelitos.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Portal de Parque Chas

Redacción

Deja una respuesta

Estadísticas del Portal de Parque Chas

Paginas vistas 3.265

Días en el rango 28

Promedio de páginas vistas diarias 117

Desde cualquier SERP 18

IPs Unicas 2.006

Últimos 30 minutos 1

Hoy 26

Ayer 57