La Familia Chas. El apellido del laberinto

 

 

 

“La ciudad de Buenos Aires se desarrolló en su aspecto urbanístico a partir de la traza española impuesta en el casco fundacional por Juan de Garay en 1580. Esa zona abarcaba desde el río hasta las actuales calles Córdoba, Independencia, Salta-Libertad. Poco a poco, la ciudad se fue extendiendo hacia el Norte y hacia el Sur, siguiendo la costa,. El límite Oeste, por su parte, llegó luego hasta Callao (la Calle de las Tunas),más tarde hasta Boedo-Medrano y … así siguió su avance sobre la inmensa e interminable pampa. El trazado en damero continuó la tradición, aunque en varios casos resultó girado con relación al fundacional.

 

Con la llegada de inmigrantes a partir de la mitad del siglo XIX, pero enfatizada masivamente a partir de 1880, Buenos Aires debió dar respuestas rápidas a los miles y miles de personas que buscaban un sitio para establecerse. Surgieron entonces los loteadores (equivalentes a los hoy auto denominados desarrolladores inmobiliarios), quienes efectuaron una acción tan decisiva en la ciudad que los historiadores los consideramos casi los verdaderos hacedores de la conformación urbana porteña.

 

Obviamente que estos loteadores actuaron a partir de las posesiones y demandas de los propietarios de tierras. Los hubo de muy distinto carácter, procedimiento y alcance. La mayoría tenía como objetivo la obtención de beneficios económicos en el corto plazo, por lo que se limitaban a demarcar las superficies a vender de acuerdo a la cuadrícula heredada, superficies que iban desde una manzana a muchas hectáreas.

 

Otros, sin embargo, buscaban un algo más. Algo que los singularizara y que le otorgara cierta jerarquía a su urbanización, rasgo que finalmente se convertía en un factor de beneficio económico. Así, hoy contamos con algunos barrios de gran valor urbanístico, como Villa Devoto, diseñada por el Arq. Juan A. Buschiazzo y el Ing. J. Poggi con sus características diagonales.

 

A fines del siglo XIX la mayor parte de estos emprendimientos inmobiliarios que dieron lugar a nuevos barrios tomaban el nombre de Villa. Con reminiscencias de las villas europeas – viviendas situadas en la campiña, diseñadas y construidas con lujo para familias de cierto rango social – paradójicamente inspiraron a numerosas barriadas obreras como Villa Manzini, Villa Modelo, Villa Ortúzar, Villa Santa Rita, Villa de las Catalinas, Villa Alvear.

 

Las urbanizaciones que seguían los postulados del urbanismo inglés de la ciudad-jardín propuesta por Ebenezer Howard llevaron el nombre de Parque, como el Barrio Parque Rufino de Elizalde (también conocido como Palermo Chico) trazado por el arquitecto paisajista Carlos Thays, barrio tan emparentado ambientalmente con Parque Chas. En este caso, el diseño efectuado por los ingenieros Frehner y Guerrico potenció el trazado pintoresquista a su máxima expresión: el radioconcéntrico.

 

Cierto es que don Vicente Chas, como todos los propietarios y loteadores, buscaba rédito económico. Pero su inteligencia al buscar la mayor ganancia redundó en la creación de un barrio singularísimo desde el punto de vista urbanístico, y por lo tanto, ambiental y social.

 

Gracias a aquellos visionarios propietarios y profesionales que buscaron ese algo más, Buenos Aires cuenta hoy con un patrimonio urbanístico de gran valor en el que se destaca nuestro querido barrio como el laberinto de Buenos Aires.” (Sonia Berjman)

 


Reseña histórica de la familia que le dió el nombre al barrio

 

 

A fines del siglo XVIII, arribó al Virreinato del Río de la Plata procedente de Betanzos (provincia de La Coruña) Don Francisco Luis de Chas y Pombo. Una vez asentado en la antigua ciudad-puerto, Don Chas y Pombo abrió un almacén de Ramos Generales en la Recova que estaba ubicada en la mitad de la Plaza Mayor frente al Cabildo.

 

La información fue facilitada gentilmente a ParqueChasweb por Vicente de la Fuente García, ex Alcalde de la ciudad de Betanzos, quien compartió con este medio su ponencia titulada Francisco Luis De Chas Pombo, emigrado afortunado; en el marco del Congreso Belgrano y su tiempo, supervisado por la Academia Nacional de la Historia de la República Argentina durante el año 2020.

 

El trabajo de investigación de De la Fuente García,  refiere acerca de la figura de don Francisco Luis Chas y Pombo, “por su conexión familiar con el general Belgrano, emigrante gallego al Río de la Plata en la última década del siglo XVIII. Parte de la desconocida partida de su bautismo, donde se certifica que el mismo es natural de la ciudad de Betanzos (Galicia). También mediante diversa documentación inédita que se adjuntará, se realiza un pequeño recorrido vital del mismo, quien contrajo matrimonio en 1812 con dña. Juana María Belgrano González, hermana del general; el cual viviría la última temporada anterior a los días de su muerte en la casa de éstos. Además de Francisco, al apellido Chas seguirá relacionado durante el siglo XIX y XX con la clase alta económica argentina, y da nombre al conocido barrio “Parque Chas” de Buenos Aires, proyectado por Vicente Chas Luaga, bisnieto del anterior.”

 

Vicente de la Fuente García señala que el objeto de su trabajo fue “a mayores del análisis biográfico de Francisco Chas, cuñado del general Belgrano, es situar su experiencia en relación a los flujos migratorios peninsulares previos al estallido de la Guerra de la Independencia Argentina, así como la implicación y participación de estos emigrados en el bando independentista o realista. Por ello resulta necesario enmarcar su vida entre la distinta legislación aplicada en contra de los procedentes de España durante el conflicto, como por ejemplo, la prohibición de casamiento con naturales argentinos.”

 

Francisco Luis de Chas y Pombo nació en la ciudad de Betanzos (provincia de A Coruña), una de las siete capitales del Antiguo Reino de Galicia, siendo bautizado el 20 de agosto de 1774. A pesar de algunas informaciones erróneas que lo sitúan como lugar de su procedencia la localidad de Chas (provincia de Ourense), debido seguramente a la coincidencia con su apellido, su partida de bautismo de 20 de agosto de 1774 indica que el lugar de nacimiento es la ciudad de Betanzos (Archivo Dioc. de Santiago de C. Francisco Luis Manuel Bernardo 20-8-1774 número P003980, folio 64 vto), así como el resto de documentos poseídos que le nombran.

 

 

Hijo de Juan de Chas y Sanjurjo y de María Antonia Pombo Sánchez y Mella de Otero, tuvo tres hermanas mayores y otra menor, las cuales aparecen, con nombres distintos (excepto el de Gabriela) en sus partidas de bautismo y, en el testamento de su madre (Testamento de María Antonia Pombo otorgado el día 5 de enero de l824 ante el escribano Pedro González Naveira, del número de Betanzos. Archivo Notarial de La Coruña, Protocolo 3.002 folio primero).

 

“Conocemos que provenía de familia acomodada, pues tanto su padre como dos de sus cuñados, Blas María Ramos, casado con su hermana Gabriela; y Francisco Fernández Montenegro, marido de Juana, ejercían la labor de escribanos”, señala en su investigación Vicente de la Fuente García.

 

Será el 27 de abril de 1812 cuando, en la Catedral Metropolitana de Buenos Aires, se celebrará el matrimonio de Francisco Luis de Chas Pombo con Juana María Nepomucena Belgrano y González. «La partida figura en el Tomo 7 E (españoles), libro 9, folio 104 vuelta. Francisco figura como natural de Betanzos en Galicia, hijo de Juan y de María Antonia Pombo. La fecha de fallecimiento de Juana se desconoce, pero no antes de enero de 1843 por haber sido madrina de una nieta». Del matrimonio nacieron Francisco, Juan Benito, Rosa, Josefa, Ana Antonia, y Fausta.

 

La vida en convivencia de Francisco y Juana, manifiesta de la Fuente García,  “fue al menos desde el mes de agosto de 1811, época de la Revolución de Mayo, donde Belgrano fue componente de la Primera Junta. Francisco Luis de Chas gozaba de un gran estatus social, si bien su madre carecía de sus noticias después de treinta años de su partida, manifestándolo en tono de lamento en su testamento. Esto hace pensar que sería debido al proceso de la Independencia, lo que lógicamente no sería bien visto en la tradicional España, entonces convulsa. La vivencia de Francisco Luis de Chas seguiría a través de sus descendientes, los cuales mantendrían su estatus hasta bien entrado el siglo XX, y dejarán para siempre un legado material de la relevancia del Parque Chas, todo un barrio de la capital de Argentina” (…)

 

El  fallecimiento de Francisco Luis de Chas Pombo se producirá en Buenos Aires el 10 de septiembre de 1835, siendo enterrado en el cementerio de La Recoleta (Bóveda «FRANCISCO CHAS Y FAMILIA». Proyecto de Ernesto Bunge, casado con Catalina Chas Salas, nieta de Francisco de Chas Pombo. Cementerio de la Recoleta «Sección 15 en los Tablones C y D». Informaciones facilitadas por Sonia del Papa Ferraro y Susana Gesualdi).

 

“Con toda la documentación inédita que se aporta, se pueden extraer una serie de datos los cuales en conjunto ayudan a hacer un pequeño mapa de las raíces y de la vida de Francisco Luis de Chas y Pombo, pues por desconocimiento, había muchas especulaciones erróneas del porqué había emigrado, siendo la más común la de huir de la pobreza, cuando queda demostrado que pertenecía a la burguesía y que su partida se debió a la petición de su tío-padrino quien tenía una posición profesional y social muy elevada. Emigrado afortunado, llegó a emparentarse por su matrimonio con el prócer general Belgrano, uno de los principales dirigentes de la insurrección que se transformó en la Revolución de Mayo, creador de la bandera de Argentina, por lo que es una figura histórica de alcance nacional. Por todo ello es necesario poner en valor la figura de Francisco Luis de Chas, que junto con su esposa Juana, jugaron un papel importante en los últimos meses de la vida del general y en sus deseos, al dejarles encargado el cuidado y educación de su hija Mónica. Hay que pensar que por activa o por pasiva, estuvo involucrado con el bando revolucionario, no solo por razón de su matrimonio, sino también por su gran relación con su comadre Isabel Vieytes, hermana de Juan Hipólito Vieytes, ideólogo de la Revolución, casada con Nicolás Pombo de Otero González, hermano de su abuelo Manuel Pombo de Otero”, concluye Vicente de la Fuente García en su ponencia.

 

 

Francisco Chas Belgrano

Fruto del matrimonio de Francisco Luis de Chas Pombo con Juana María Nepomucena Belgrano y González,  fue hacendado y filántropo. Intervino en la vida pública después de la Batalla de Caseros, y según fuentes consultadas fue defensor de pobres, Constituyente en 1854, Senador Provincial y Concejal de la primera Comisión Municipal de la Ciudad de Buenos Aires.

 

Por algún tiempo Francisco Chas tuvo bajo su custodia a Manuela Mónica, hija de Manuel Belgrano y Dolores Helguero: (…)”No podemos precisar en qué momento Manuela toma contacto con su medio hermano, pero podemos presumir que fue después de 1834, fecha en que Juan Manuel de Rosas informa a Pedro Pablo -quien vive con sus padres adoptivos en la casa de los Ezcurra- que es hijo de Belgrano. En ese momento Manuela tiene quince años y vive con Juana Belgrano en la casa paterna. Aventuramos esta fecha porque Francisco Chas Belgrano, a cargo del cuidado de Manuela, le informa a Pedro Pablo, también en 1834 y por disposición de Belgrano, quién era su padre”.  (ver en: www.eltribuno.com.ar/nexo/66/nexo66_art02.php) Este hecho nos da una idea de la estrecha relación que existió entre el General y su sobrino.

 

El 5 de noviembre de 1832 Francisco Chas Belgrano contrajo enlace con Doña Catalina de los Remedios Salas.

 


Casa del Matrimonio Chas-Salas en Florida y Avenida Corrientes
Revista Francesa “La Construction Moderne” (Febrero de 1892)

 

El matrimonio vivió en una casa ubicada en Avenida Corrientes y Florida, la que fue tomada como ejemplo por la revista de arquitectura francesa “La Construction Moderne” en el año 1892. Con el tiempo, la holgada posición económica de los Chas, se vió reflejada en la adquisición de grandes extensiones de tierra. Podemos mencionar las del Antiguo pueblo de Belgrano (hoy barrio Belgrano), las de San Isidro y General Belgrano (provincia de Buenos Aires), las del sur de la provincia de Córdoba, otras en San Juan, y también Bariloche.

 

El matrimonio tuvo ocho hijos: Vicente, Juana, Francisco (que falleció siendo adolescente), Tomás, Mercedes, Rosario, Catalina y Rosita.

 


Foto de la familia Chas tomada en ocasión de las Bodas de Oro de Francisco Chas y Catalina Salas. (ca 1882)
De pie (izq. a der.): Merceditas Chas, Tomás Chas, Rosario Chas, Inocencio Arias (esposo de Merceditas), Rosa Chas, Vicente Chas. Sentados (izq.-der.): Juana Chas, Francisco Chas, Catalina Salas de Chas, Catalina Chas.

 

Las hijas mujeres se casaron con renombrados hombres de la época : Rosario con Van Praet (el terrateniente del Antiguo pueblo de Belgrano); Mercedes con el Coronel Arias, Juana y Catalina con los hermanos Emilio y Ernesto Bunge, y Rosa con el Doctor Enrique Martínez.

 

Ejemplo del status social de la familia, fue la quinta de veraneo que encargaron construir en el actual barrio de Belgrano. Fue realizada y finalizada en 1882 por el yerno de Don Francisco Chas, el Arquitecto Ernesto Bunge (1839-1913), poseedor del primer título de arquitecto expedido en nuestro país, (Escuela Nº 1 de Señoritas de la calle Córdoba y Riobamba, Iglesia de Santa Felicitas en Barracas).

 

El terreno donde fue construida la residencia, formaba parte de la llamada “Chacra de Oliver”, de 60 hectáreas, propiedad del Juez de Paz en Belgrano y hombre de confianza de Adolfo Alsina, señor Laureano Oliver.

 

En esa quinta, frente a la plaza (Juramento, Cuba, Echeverría y Vuelta de Obligado), y a la Iglesia redonda Inmaculada Concepción -cuyas puertas talladas donaron- fallecieron Don Francisco Chas y Doña Catalina Salas de Chas.

Aspecto original de la quinta de Francisco Chas y Catalina Salas (ca.1882). Gentileza: Biblioteca del Museo Enrique Larreta Aspecto del edificio luego de las reformas realizadas en 1916. Allí funciona desde 1962 el Museo Municipal Enrique Larreta.

 

Luego del deceso de sus padres, los herederos directos decidieron llevar a remate la quinta. Fué asi que el 15 de Mayo de 1892, en remate público, la señora Mercedes Castellanos de Anchorena adquiere la propiedad por el valor de 112.800 pesos moneda nacional , quien se la obsequió; como regalo de bodas, a su hija Josefina Anchorena cuando contrajo enlace con Enrique Larreta.

 

Los martilleros Bravo, Barros y Cia. fueron los encargados de llevar adelante el remate en cuyo aviso se podía leer: “Remate de un palacio. De la suntuosa finca perteneciente a la testamentaria del señor Don Francisco Chas, en Belgrano: calle Lavalle (Juramento) esquina Rio Bamba (Vuelta de Obligado), frente a la plaza principal y a la iglesia, sobre calle empedrada y con tramway a una cuadra del boulevard Santa Fe (antiguo camino a Santa Fe, hoy avenida Cabildo)”

 

Y más a delante decía: “Su distribución es prolija, consta de un gran salón, sala,comedor, ante-comedor, escritorio, fumoir, sala de billar, otra sala, gran terraza, 9 dormitorios, cocina, ante-cocina, piezas para el servicio, cuarto de baño, oficinas necesarias, cochera y caballeriza con entrada independiente, soberbio jardín con plantas escojidas y magníficas avenidas”.

 

La familia Chas estuvo muy ligada al Partido de Belgrano, ya que como decíamos, eran propietarios de importantes fracciones de tierra. Podemos citar una parte de la Villa Catalinas (más tarde Barrio Villa Urquiza), otras en Coghlan, también una gran quinta ubicada entre Cabildo y las vías del Ferrocarril Poblador en el límite de Saavedra y Belgrano.

 

Pero la fracción que nos interesa es el denominado “Predio o terreno de Munita”, que en la década de 1890 pertenecía al Antiguo Municipio de Belgrano, y es el que más tarde se transformaría en nuestro Parque Chas.

 

El potrero era un bien de la Sociedad Francisco Chas e hijos (Munita tenía una deuda con los Chas y les pagó con el terreno) delimitado por las actuales La Pampa, Triunvirato y De los Constituyentes. Con el tiempo uno de los hijos de Francisco Chas Belgrano, el Doctor Vicente Chas, fue el encargado -obligado por la antigua municipalidad y vecinos- a urbanizar el terreno.

 

La primera acción concreta de Chas, fue la construcción de las famosas “20 casas para obreros” en el año 1925. Aquellas fueron levantadas a lo largo de Avenida La Pampa entre Triunvirato y Andonaegui. Esto permitió la conformación de una imagen continua por cinco cuadras, a la que luego se fueron adaptando todas las demás levantadas en los terrenos intermedios.

 


Los comienzos de Parque Chas: “20 casas para obreros” sobre Avenida La Pampa (circa 1925)

 

Si bien la intención del propietario fue incrementar el valor del terreno, el resultado final fue que aquellas construcciones sobre Avenida La Pampa se transformaron en la vidriera del futuro barrio Parque Chas. Es decir, se utilizaron como propaganda para los loteos que comenzaron en el año 1927.

 

Una vez que Vicente Chas se decidió a lotear y subdividir estas tierras, encargará el proyecto final con el actual trazado en forma de telaraña a los Ingenieros Armando Santiago Frehner (1897-1980) y Adolfo Guerrico (1897-1950).

 

El proyecto que permitió sacar más lotes que con la típica traza cuadricular, fue toda una novedad para la época, y se supone que se inspiraba en los barrios Parque de las principales capitales europeas. Aquel trazado fue aprobado en la sesión del 29 de septiembre de 1925 por el antiguo Concejo Deliberante.

 


Residencia de Vicente Chas en Bella Vista, (arriba de todo junto a su esposa María Lauga)

 

Esa fecha se tomó como referencia para celebrar el día del barrio Parque Chas, que en este 2005 cumplirá su 80 aniversario.

 

El 27 de noviembre de 1927 comenzaron los primeros loteos, y casi un mes y medio después -el 8 de enero de 1928- fallece a los 83 años el Doctor Vicente Chas, quien no podrá ver realizada la obra. El barrio estaba en marcha y las primeras casas empezaban a asomar entre el barro y el humo de los hornos.

 

Nieto del adelantado español Chas y Pombo, había nacido en Buenos Aires en 1845 y obtuvo su Doctorado en Jurisprudencia en la Universidad de Buenos Aires en 1867. Fue Concejal de 1878 a 1880, senador en la Legislatura de la Provincia de Buenos Aires y Presidente del Banco Hipotecario bonaerense.

 

Los últimos lotes, se vendieron en la década del 40.

En lengua gallega, “Chas” significa terreno llano o Llanos.

Paradoja: “Chas” quiere decir terreno llano y el barrio tiene un suelo muy movido debido a la extracción de tierra para hacer ladrillos.


Anecdotario:

Dato Curioso: En el archivo del cementerio de la Recoleta, el Acta del año 1890 que certificaba el ingreso de los fallecidos
para su inhumación, Don Francisco Chas Belgrano fue registrado “de profesión empleado”

– En la provincia de Buenos Aires, cerca de la localidad de General Belgrano, Francisco Chas Belgrano creó un establecimiento agropecuario. Su hijo Tomás Chas fue uno de los primeros pobladores de aquella localidad, motivo por el cual existe un pueblo que se llama “Chas” que tuvo una estación de tren homónima del antiguo Ferrocarril del Sud. (ver mapa clic aquí)


Estación Chas (ca. 1875) Foto AGN


Propiedades que se remataron por la testamentaria de Francisco Chas Belgrano durante el año 1892:

1) Terreno con casa en la calle Lavalle esquina Cerrito (30 mts. de frente x 25 de fondo).

2) Casa Quinta en Belgrano de 21 hectáreas sobre la actual avenida Cabildo

3) Propiedad en la calle Victoria (H. Yrigoyen) esquina Lima.

4) En Tolosa (Provincia de Bs. As.) un terreno de 9742 m2.

5) Sobre el Riachuelo, calle Pedro de Mendoza 1879/91, una gran barraca (conocida como la de “Chas”) de 100 mts. de frente con 2 galpones para acopio de materiales de construcción. “Para cargar y descargar buques con más comodidad que Puerto Madero” (aviso de remate)

6) 14 suertes de Chacra en el pueblo de Azul

7) Lujosa y soberbia mansión en la esquina de Florida 391/99, esquina avenida Corrientes.

8) Propiedad de 3 pisos en la calle Esmeralda 258/78.

9) Palco en el Teatro Colón.

10) Propiedad en la calle Florida 40 al 48 entre Rivadavia y la antigua calle Piedad.

11) Quinta de veraneo en el Pueblo de Belgrano frente a la plaza y a la iglesia “La Redonda”(hoy Barrio Belgrano)

– La Familia poseía acciones del Tramway Ciudad de Buenos Aires, del Ferrocarril del Sud, de la Empresa Primitiva de Gas y de la Compañía de tierras.

– En Córdoba hay un pueblo que se llama San Joaquín, dónde existe un club social que se llama Doctor Vicente Chas. Se encuentra dentro del perímetro del campo de 40.000 hectáreas que perteneció a la familia. Está ubicado en el Sur de la provincia, cerca de la localidad de Laboulaye.
Según el censo de 1991 San Joaquín tiene solamente 90 habitantes.

Francisco Chas y Salas era dueño con su hermano Tomás de una manzana
de terreno limitado por las calles Monroe, Franklin D. Roosevelt (antes llamada Guanacache), Roque Pérez y Melián. Fue comprada por el Dr. Francisco Seeber, quien fuera el intendente de Belgrano, para construir el Hospital Pirovano.

– 109 propietarios recibieron en 1878
tierras en el sur santafecino entre ellos el hacendado Joaquin Chas (60.000 hectareas). “Los campos de Venado Tuerto” de Roberto Landaburu, pag176.

el 4/5/1921 en el convento de Santo Domingo, iglesia Nuestra Sra. del Rosario Vicente Chas Lauga (hijo de Vicente
Chas Salas y Maria Lauga) se casó con Josefina Madariaga Peña (nieta del
General Juan Madariaga), quien
donó los terrenos para la construccion de una capilla en el pueblo de Newton (General Belgrano, Provincia de Bs. As.)

Joaquin Chas y Salas fue Padrino en la inauguración del Hospital “Lucio Meléndez” Marzo 1903.

– La familia tenía una importante colección de autos antiguos, y también de armas de las dos guerras compradas en remates. Los Chas fueron denunciados por contabando de armas y debieron declarar ante un juez para aclarar el malentendido.


Izq.: Vicente Chas Lauga con auto de colección

Rama familiar del
Doctor Vicente Chas

3º generación:
Vicente Chas
(1845-1928) –nieto del español Franciso Chas y Pombose casó con María Lauga y residió en una casa en la calle Rodríguez Peña entre Quintana y Alvear y tenían además una quinta en Bella Vista que aún pertenece a la familia.

El matrimonio tuvo tres hijos:
Francisco (1897-1954), Vicente y María.

Lo hijos varones trabajon con su padre en la urbanización y en los primeros loteos del barrio Parque Chas. La muerte prematura de Vicente, hizo que su hermano Francisco (jurisconsulto y ganadero) le diese el impulso final al barrio iniciado por su progenitor.

4º generación:
Vicente
Chas hijo (1894-1928), se casó con Josefina Madariaga con quien vivió en el barrio de Belgrano, en la esquina de Echeverría y Tres de Febrero.
Vicente murió allí a los 34 años, 10 meses después que su padre.


Vicente Chas Lauga (nieto de
Francisco Chas Belgrano) vestido a la
moda de la época: “Dandy”.

De aquel matrimonio nacieron a su vez Joaquín, Vicente y Josefina.

5º generación:
Joaquín
(1927-1976) se caso con Tatiana Hosman y vivieron unos años en el sur de Córdoba y luego se mudaron a Bragado donde murió a los 49 años.

Los hijos de Joaquín, son Joaquín Vicente, Francisco, Tatiana, María, Juana, Vicente y Josefina.

6º generación:
Joaquín Vicente
(1950) se casó con María Seitún de cuyo matrimonio nacieron: Joaquín Francisco Chas, María Carolina Chas y María Sofía Chas séptima generación contando desde el español Francisco Chas y Pombo.

A María Carolina queremos agradecer su gentileza por habernos facilitado los datos descriptos sobre una parte de su rama en el árbol familiar de los Chas.

Foto ParqueChasWeb

Bóveda de la Familia Chas. Cementerio de la Recoleta

 

Museo Municipal de Arte Español Enrique Larreta

En 1916, el matrimonio Larreta-Anchorena recicló la antigua casona de los Chas al estilo español. La reforma la llevó adelante el Arquitecto Martín Noel, y a la par acumularon una gran colección de obras de arte con el espíritu de la España del Renacimiento, las que hoy se pueden apreciar en el museo.

Allí vivió hasta su fallecimiento (6/7/1961), Enrique Larreta.

La propiedad fué adquirida luego por la Municipalidad de la Ciudad de Buenos Aires en 1962. Meses más tarde a través de la Odenanza nº 18.542 se dispuso que la antigua quinta fuese con el tiempo la sede del Museo Municipal de Arte Español Enrique Larreta (Juramento entre Vuelta de Obligado y Cuba), que abrió sus puertas el 12 de octubre de ese mismo año.

Fuentes:

– Parque Chas, El Laberinto de Buenos Aires.
Autora Sonia Berjman.

– Archivo General de la Nación (Sucesión de Francisco Chas Belgrano)

– Administración del Cementerio de La Recoleta

– Instituto Histórico de la Ciudad

– Biblioteca de la Soc. Central de Arquitectos

Agradecemos los relatos y las fotos que Carolina Chas facilitó para esta reseña.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Portal de Parque Chas

Redacción

Deja una respuesta

Estadísticas del Portal de Parque Chas

Paginas vistas 2.205

Días en el rango 28

Promedio de páginas vistas diarias 79

Desde cualquier SERP 3

IPs Unicas 1.387

Últimos 30 minutos 0

Hoy 3

Ayer 27