Comuna 15: Trabajadores de «1893», pizzería recuperada, firmaron contrato de alquiler en local histórico


 

 

 

Solidaridad en pandemia: La conjunción entre cooperativas, fundaciones y organizaciones sociales, logró recaudar más de medio millón de pesos para cubrir los gastos de garantía, depósito, firmas; necesarios en la rubricación del convenio de locación.

 

Los trabajadores de la pizzería recuperada 1893, del barrio porteño de Villa Crespo, firmaron el viernes el contrato de alquiler para quedarse en el histórico local.

 

Tras dos meses sin cobrar, con retrasos en aguinaldo y vacaciones, comenzaron a autogestionarse en medio de la pandemia: recibían los pedidos en el local, el restaurante recuperado Alé Alé los ayudaba a producir y distribuir. Durmieron dentro de la pizzería para resguardar sus fuentes de trabajo mientras una consigna policial prohibía el ingreso de cualquier persona. También tuvieron que enfrentarse con la patronal para lograr no solo que no vaciaran el local, sino también que les cedieran los bienes a cambio de las deudas.

 

La firma del contrato de locación se concretó gracias a la solidaridad mediante la articulación con cooperativas, fundaciones y organizaciones sociales, que ayudaron a recaudar más de medio millón de pesos para los gastos de garantía, depósito, firmas. De esta manera, «1893», se salvó en plena pandemia y recesión: mientras otras empresas cerraban, la pizzería comenzó a autogestionarse.

 

Este contexto sumó dificultades como no poder atender en el local, no tener contacto presencial con clientes. Por medio de la Cooperativa Alé Alé pudieron seguir con la producción en todo momento: usaron sus instalaciones cuando hizo falta para que las ventas por delivery les permitiera en todo momento llevar un plato de comida a sus casas. Hubo que cumplir con los protocolos tales como no incluir hojas frescas en las pizzas para que no exista posibilidad de que el virus caiga en la mercadería. Sin embargo, incluyeron aceites de rúcula, por ejemplo, para mantener el sabor.

 

 

TESTIMONIOS

«Fue difícil conseguir la garantía, pero nos ayudó la UTEP Capital. En el medio nos reunimos con algunos diputados, diputadas, legisladores y legisladoras. Necesitábamos casi 600 mil pesos sumando el mes de alquiler durante el cual solo estuvimos cuidando el lugar de un posible vaciamiento”, explicaron Ernesto De Arco, camarero de la histórica pizzería y el flamante Tesorero de la nueva cooperativa.

 

“Ya los anotamos en el Registro de Empresas Recuperadas. Ahora pueden acceder al de Trabajadores de la Economía Popular y al programa Potenciar Trabajo. El próximo paso será un proyecto de Manos a la Obra que articule a varios restaurantes recuperados”, señaló Eduardo Murúa desde la Dirección de Empresas Recuperadas.

 

Gildo Onorato, referente de la UTEP y presidente de la Federación de Cooperativas de Trabajo Evita, resalta la importancia de esta recuperación en este contexto: “Hay muchísimas desigualdades, altos niveles de pobreza y desocupación. El eje pospandemia tiene que ser el trabajo. 1893 expresa eso y también una nueva oportunidad de integración y articulación”.

 

Eduardo “Vasco” Murúa, de la Dirección de Empresas Recuperadas en la Secretaría que conduce Emilio Pérsico en el Ministerio de Desarrollo Social de la Nación, adelanta: “Ya los anotamos en el Registro de Empresas Recuperadas. Ahora pueden acceder al de Trabajadores de la Economía Popular y al programa Potenciar Trabajo. El próximo paso será un proyecto de Manos a la Obra que articule a varios restaurantes recuperados”.

 

La organización en el sindicato de la economía popular les acercó la solidaridad de la cooperativa de consumo Consol y la Fundación La Base que hicieron un esfuerzo para poder otorgarles créditos solidarios, y la compra anticipada de vouchers de consumo por parte de Movimiento Evita Capital, alcanzaron la suma necesaria para concluir la recuperación de la empresa.

 

Jonathan Thea, de Movimiento Evita Capital y Seamos Libres, contó a ANSOL que se enteraron de la lucha a través de UTEP. “Se nos ocurrió hacer un aporte económico ahora y que cuando la cooperativa pueda ir adquiriendo productos o hacer algún evento en la pizzería cuando lo precisemos. La necesidad es ahora y es urgente, pero en el futuro podremos hacer uso de la producción de la cooperativa”.

 

“Si bien no es habitual que se entregue financiamiento para cubrir el ingreso a un local, tampoco es habitual que se recupere una experiencia en un contexto de pandemia, aislamiento y recesión”, explicó Eduardo Amorin, de la rama de Empresas Recuperadas de la UTEP y coordinador comercial de Consol.

 

“La Base adaptó su metodología y entregó un crédito en tiempo record. Y la cooperativa de consumo, por su parte, entregó 440 mil pesos a través de su programa de microcréditos al consumo solidario”, detalló Amorín.

 

 

 

 

Fuente consultada: ANSOL (Agencia de Noticias Solidarias)

 

 

 

 

 

 

 

Portal de Parque Chas Administrator
Sorry! The Author has not filled his profile.

Portal de Parque Chas

Redacción

Deja una respuesta