Se realizó la “Semana de Arquitectura Popular y Hábitat por Autogestión”

El encuentro se desarrolló del 21 al 23 de junio, en la Legislatura porteña. La actividad fue convocada por organizaciones sociales ligadas a la vivienda y por Tejido Urbano, una fundación dedicada a alertar y combatir el déficit habitacional de la Ciudad de Buenos Aires.

 

Durante las tres jornadas, se abordó la problemática habitacional porteña y se realizó un balance de la Ley 341, sancionada en el año 2000. Esta Ley permitió que familias en grave situación habitacional, organizadas en cooperativas o asociaciones civiles, pudieran acceder a su vivienda mediante créditos del Instituto de Vivienda de la Ciudad, bajo el Programa de Autogestión para la Vivienda (PAV).

 

Según el Arq. Pablo Roviralta, Presidente de la Fundación Tejido Urbano, “la Ley 341 habilita una tercera vía para el acceso a una vivienda, por fuera del Estado y del Mercado”. Muchos de esos hogares vivían en muy malas condiciones en hoteles, casas tomadas o conventillos.

 

Ante la dimensión del déficit habitacional local, el impacto cuantitativo del PAV resulta insuficiente. Se construyeron solo 35 edificios, que dieron respuesta definitiva a unas 1000 familias en situación de emergencia.

 

Los estudios realizados por la Fundación indican que actualmente el “20% de los porteños habita precariamente”.

 

Un 30% del presupuesto del Instituto de la Vivienda de la Ciudad de Buenos Aires (IVC) 2017 fue asignado a urbanización de tres Villas, pero un 35% a la reparación de complejos habitacionales construidos hace décadas y que se encuentran en muy mal estado. Esto es poco conocido y menos aún discutido. Para evitar que el Estado siga gastando en edificios que entregó hace cuarenta años, resulta indispensable discutir “los cómo”, a la hora de dar respuesta al déficit habitacional. La ley 341 es una excelente experiencia en términos de cooperación público-privado. El Estado brinda financiación y asesoramiento técnico. Las organizaciones todo el resto. Y mientras van construyendo sus obras se desarrollan como organización y su ciudadanía se vuelve más plena.

 

Buenos Aires, es una ciudad tres veces más rica que el promedio nacional, pero es a la vez una de las más desiguales de la región.

 

A esta desigualdad habitacional estructural de nuestra ciudad, se agrega la manera definida para abordar la reintegración de las villas, una de las manifestaciones del déficit. El Gobierno tomó la decisión de intervenir sólo 5 de los 42 asentamientos informales o villas, lo que supone alcanzar una tercera parte de la población que vive en esa condición. De este modo, creemos que se abre una grieta dentro de los que ya viven desintegrados; dos terceras partes se ven excluidos de esta decisión gubernamental sin motivos claros ni explicaciones suficientes.

 

A su vez, pocos analizan que, de aquí a que se hayan concluido estas cinco intervenciones (año 2021 aprox.), la población en Villas habrá crecido un 20/30% y, en términos cuantitativos, nos encontraremos en situación parecida”, consideró Roviralta.

 

Y agregó “debe generarse un fuerte consenso entre todos los actores ligados al hábitat y trabajar en un plan de largo plazo (20 años), con articulación metropolitana y nacional. Y deberían discutirse los “qué”, pero también los “cómo”, para evitar problemas recurrentes.”

 

Mini BIO-Arq. Pablo Roviralta, presidente de la Fundación Tejido Urbano: Arquitecto FAU–UBA (1984). Luego de ejercer unos años la profesión, comenzó a actuar en el campo empresario. Cursó posgrados en Administración y Humanidades. En 2015 decidió sumarse a la función pública y fue convocado a enrolarse en el Instituto de Vivienda de la Ciudad (IVC), donde ejerció la presidencia entre diciembre 2015 y agosto 2016. En octubre del año pasado, ya fuera del IVC, decidió poner en marcha Tejido Urbano, una fundación dedicada a combatir el déficit habitacional de la Ciudad de Buenos Aires.

 

Sobre la Fundación Tejido Urbano

Es una organización que trabaja sobre las problemáticas habitacionales que transitan los ciudadanos de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires.

Conformada por un grupo de profesionales y estudiantes de distintas disciplinas, con amplia experiencia en temas de hábitat, Tejido Urbano propone incidir sobre las políticas públicas y los proyectos desarrollados por organizaciones sociales, como así también, involucrarse en los espacios de debate y en los procesos que están activos, incentivando la participación y el compromiso en acciones concretas en barrios carenciados de la ciudad.

Su objetivo es ofrecer alternativas para contrarrestar el déficit habitacional en la Ciudad, que afecta a miles de personas y sus grupos familiares y culmina en la segregación cultural, social y económica.

 

 

Legislatura

Deja un comentario