A 120 años de su fundación, la Legislatura rinde homenaje al Hospital Pirovano

 

 

Será a través de la  colocación de una placa en el frente del Hospital. El despacho de la Comisión de Salud se originó en un expediente iniciado por la diputada María Vischi (SUMA+) y entre los fundamentos refiere que es “una de las Instituciones señeras y más apreciadas por los vecinos de los barrios de Belgrano, Urquiza, Saavedra y Colegiales”.

 

El hospital Pirovano atiende un área programática de casi 500 mil personas y dentro de sus barrios de influencia están Belgrano, Goghlan, Villa Pueyrredón, Villa Urquiza, Colegiales, Núñez, Saavedra (Comuna 12) y parte de Palermo, además de la zona norte del conurbano bonaerense.

 

En 1855 Valentín Alsina fundó el pueblo que recuerda a Manuel Belgrano. El sitio elegido fue el Camino Real o del Alto (hoy Avenida Cabildo) en el cruce con la calle La Pampa.

 

En 1896, la zona contaba con siete escuelas fiscales, dos líneas de ferrocarril, un tranvía al centro, un templo monumental, biblioteca pública e industrias. El número de habitantes era de 11.268, por lo tanto la creación de un hospital era una necesidad concreta. Además de la trágica epidemia de fiebre amarilla de 1871, otras enfermedades urgían la creación de un centro sanitario.

 

Una ordenanza municipal del 6 de noviembre de 1889, autorizó la adquisición del terreno para fundar la Casa de Socorro de Belgrano pero desavenencias, deliberaciones, largas charlas y poca ejecutividad, empantanaron los buenos propósitos. Finalmente se nombró una comisión y la Sociedad de Beneficencia local colocó la piedra fundamental el 26 de agosto de 1894, acto que fue apadrinado por el presidente Luis Sáenz Peña y su esposa. La construcción comenzó por lo que constituye el frente actual del Hospital, sobre la calle Monroe. Hasta ese momento se llamaría Hospital de Belgrano, pero en 1895, el doctor Señorans, director de la Asistencia Pública, gestionó el cambio por el de Pirovano, en homenaje al distinguido cirujano argentino.

 

Francisco Chas y Salas era dueño con su hermano Tomás, de la manzana de terreno limitado por las calles Monroe, Franklin D. Roosevelt (antes llamada Guanacache), Roque Pérez y Melián. El Hospital Pirovano se construyó sobre dicha manzana, vendida por Chas a la Municipalidad en 1889 durante la intendencia del doctor Seeber. El terreno medía  90,60 por 118,45 metros y se abonó por el mismo la suma de $ 134.090.

 

Finalmente el Pirovano abrió sus puertas el 13 de julio de 1896 constando del pabellón de Administración y dos salas designadas “Martín García” y “González Catán”. Hoy en día cuenta con aparatología de mediana complejidad, un laboratorio modelo, una sala de internación para Salud Mental y una nueva guardia que funciona en el Pabellón Jockey Club. La guardería recibe a los hijos de sus empleados y también a niños de la comunidad, siendo muy reconocida en el barrio. Por sus salas pasaron médicos de mucho prestigio y alumnos que encontraron una fuente de formación de excelencia y un trato respetuoso.

 

 

Legisatura porteña/Redacción parquechasweb

parquechasweb Administrator
Sorry! The Author has not filled his profile.
follow me

parquechasweb

Redacción

Deja un comentario