Frente al silencio de la Ministra Acuña, la comunidad escolar del “Alva” sigue haciendo escuchar su reclamo

 

 

 

El viernes 30 de octubre a las 14.30, realizarán un RUIDAZO en la puerta de la escuela, para pedir la inmediata anulación de la intervención de la cooperadora.

 

 

 

Por Fernando Belvedere

 

 

La lucha de los miembros de la comunidad de la escuela Álvarez Thomas no se detiene. El viernes 30 de octubre realizarán un Ruidazo en la puerta del colegio. Ante el silencio de la ministra Acuña, volverán a pedir que levanten la intervención de la Cooperadora Escolar.  Leandro Santoro, politólogo, docente, Legislador por el Frente de Todos, va a acompañar el reclamo.

 

 

 

 

 

 

 

 

La semana pasada se cumplió un mes desde que las familias del Álvarez Thomas están luchando por su Cooperadora, a partir de que los notificaron por el Ministerio de Educación de la Ciudad con una intervención que fue pergeñada para aplastar el esfuerzo de años de construcción colectiva.

“Lejos de derrumbarnos, el golpe asestado por el Gobierno de la Ciudad reactivó en plena cuarentena los lazos solidarios, la creatividad y la capacidad de organización que nos caracteriza a la comunidad del Alva. Coordinados y movilizados defendimos estos años la Pileta que quiso arrebatarnos Larreta, decisión que fue condenada social y judicialmente y que es el verdadero trasfondo de la brutal intervención que hoy llevan adelante para expropiar nuestro Comedor autogestionado y los 24 millones de pesos que ahorramos para materializar nuestro soñado gimnasio.

En este mes hicimos asambleas, movilizaciones, cartelazos y abrazamos a la Escuela en más de una oportunidad. Fuimos en una larguísima caravana a la Jefatura de Gobierno en Parque Patricios, estuvimos reunidos con legisladores de diversos bloques, con referentes sociales y políticos y hasta con el Ministro de Educación de la Nación. Nuestra voz recorrió las radios, se plasmó en letra en los diarios más importantes del país y también reclamamos frente a las cámaras de televisión. Nos volvimos una propaladora humana y mostramos nuestra potencia el viernes pasado cuando marchamos con velas, luces y antorchas más de 600 personas representando el silencio que recibimos por parte Acuña y sus funcionarios.”,  dice el comunicado de la comunidad del “Alva” de la semana pasada.

 

 

 

 

 

 

La lucha por la recuperación de la Cooperadora ha dejado en evidencia a lo largo de los días el verdadero interés del Gobierno porteño que, habiendo perdido el juicio por la Pileta –que pretendían administrar como propia cuando fue construida por la Cooperadora hace 40 años- ahora tienen como meta expropiar el Comedor autogestionado para que termine engrosando las filas de los tercerizados por Larreta, además de arrebatarles los 24 millones de pesos que las familias ahorraron en el Banco Ciudad para construir un gimnasio para los 800 alumnos y alumnas que asisten al establecimiento.

 

El conflicto ha tomado un volumen y  estadio público inimaginable para la Ministra de Educación quien, a diferencia de la apertura de las escuelas que realiza por estos días, siempre se ha caracterizado cerrar las puertas de su despacho a la comunidad. Las familias del “Alva” creen que esta es una muy buen oportunidad para que Acuña revierta su estilo de gestión distante y se ponga al servicio de padres y madres que necesitan ser escuchados para que les  devuelvan lo que les pertenece: su Cooperadora.

 

El 16 de octubre se realizó una masiva marcha de antorchas por las calles de Agronomía, donde estuvieron presentes más de medio millar de personas entre madres, padres, alumnxs y ex alumnxs, docentxs y vecinxs de la comunidad de la escuela.

 

La protesta visualizó la ausencia de diálogo que reciben por parte de la ministra de Educación, Soledad Acuña, ante el pedido de ser recibidos para poder arribar a una solución al conflicto  desatado cuando, hace algo más de tres semanas, desde el Gobierno de la Ciudad decidieron intervenir la Cooperadora escolar.

 

 

 

 

 

 

 

“Estamos protegiendo a nuestros trabajadores del maltrato y la humillación que les propina una interventora que no conoce de solidaridad ni respeto; estamos – en condiciones absolutamente desiguales – resistiendo frente al Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires que, con todo su poder, intenta avasallar una organización comunitaria que funciona de forma excelente”, señalan los miembros de la Cooperadora escolar, una organización que a lo largo de 90 años ha trabajado incansablemente en pro de la calidad educativa y de vida de todas y cada una de las personas que la integran.

  • Una cooperadora que, como todas las cooperadoras, cubre los déficits del propio Estado.
  • Una cooperadora que asegura que los docentes cuenten con los materiales para transmitir sus conocimientos, que los alumnos puedan ampliar sus horizontes de pensamiento y de experiencias y que toda la comunidad educativa transcurra sus días en un espacio confortable.
  • Una cooperadora que siempre tiene las puertas y los brazos abierto para recibir a los ex-alumnos con el calor que sólo se siente cuando se vuelva “a nuestro hogar.”
  • Una cooperadora que hace 50 años construyó y sostuvo con sus propios recursos un natatorio que disfrutan los alumnos del Álvarez Thomas, y al que también concurren los niños de muchísimas escuelas más.
  • Una cooperadora que no aceptó el camino fácil de tercerizar el servicio de comedor, sino que se arremangó para cocinar comida casera, de calidad y abundante para los más de 600 chicos que todos los días almuerzan en el comedor autogestionado.
  • Una cooperadora que no se durmió en los laureles de sus logros pasados, sino que se propuso construir un gimnasio para continuar con el legado de trabajar para los que vienen.
  • Son las entregas de bolsones de alimentos repletos de amor y solidaridad, son las jornadas de mantenimiento cargadas de la emoción de construir algo mejor para todxs.

 

“Por lo antedicho, todos estos argumentos son suficientes para entender por qué estamos hoy acá y por qué no vamos a bajar los brazos hasta que nos devuelvan nuestra Cooperadora”, afirman sus miembros.

 

 

 

 

 

 

 

 

Portal de Parque Chas

Redacción

One thought on “Frente al silencio de la Ministra Acuña, la comunidad escolar del “Alva” sigue haciendo escuchar su reclamo

Deja una respuesta