Fallo judicial intima a realizar obras en la escuela Petronila Rodríguez

Se constató que faltan inodoros y lavabos, los día de lluvia los alumnxs deben permanecer sentados en un pasillo y en el comedor cada uno dispone de un espacio de 90 centímetros cuadrados para almorzar.

 

La sentencia fue dictada por el Juzgado de Primera Instancia en lo Contencioso Administrativo y Tributario n.° 21, a cargo de la Dra. María Soledad Larrea, Secretaría n.° 41, en autos caratulados “Zimerman Silvina y otros contra GCBA sobre Amparo – Educación – Temas Edilicios Expte. n.° A37615/2018-0”,

 

En una nota divulgada por el diario Tiempo Argentino, el periodista Néstor Expósito da cuenta que la jueza alertó sobre las condiciones precarias en que concurren más de 300 alumnos de la Petronila Rodríguez (según las previsiones para el ciclo lectivo 2019), y le recordó al Ejecutivo local “que debe prevalecer ante todo el interés superior del niño, particularmente cuando lo que se encuentra en juego es su seguridad y su educación”.

 

¿Qué constató la jueza en el expediente?

1) “Un tercio de la superficie del patio cubierto se encuentra destinado a depósito y aula de música separada por cortinas, el metraje referido al comedor incluye el sector cocina (por lo cual el metraje utilizado para mesas y niños es sustancialmente menor y, de hecho, se informó que cuando algún niño se queda en forma extraordinaria deben sentarlo en las esquinas de las mesas y los carros con la comida pasan en forma muy estrecha, con el consiguiente riesgo”.

2) “Como consecuencia de la ocupación del patio cubierto, cuando llueve los niños deben permanecer durante el recreo sentados en los pasillos de los pisos superiores, no hay baños en el primer piso, las aulas que actualmente corresponden a los grados 4°B y 5°B son particularmente pequeñas”.

3) “El espacio efectivo destinado a servir la comida a los niños rondaría los 90 centímetros cuadrados y considerando que cada turno de comedor es de 130 niños, es evidente que no se está cumpliendo con la normativa vigente”.

Un informe técnico puntualizó –además- que “por lo menos tres aulas se encuentran en infracción  y van a seguir estándolo de acuerdo con las previsiones para el año 2019. Considerando que en el colegio hay 156 niñas debieran existir para ellas 10/11 inodoros. Empero, el gobierno de la Ciudad informa que sólo tienen 5. Respecto de los niños (145) tendrían que haber 4 inodoros y 8 mingitorios, y se informa la existencia de 3 y 7, respectivamente. La carencia de lavabos es aún más notoria, pues para 307 alumnos debieran existir 15 bachas y sólo habría 8”.

Un informe del gobierno porteño indica que el Factor de Ocupación Máximo es de 329 personas. No obstante, “la matrícula proyectada para 2019 es de 307 alumnos. A su vez, la directora informó que el personal docente y no docente suma 44 personas en forma permanente, más dos más que concurren dos veces por semana”.

Te puede interesar  ¡Se viene La Petro lee 5!

4) “La simple sumatoria (que no contempla la eventual existencia de padres, miembros de la cooperadora) muestra el exceso del factor de ocupación, con el consiguiente riesgo que ello implica, particularmente en caso de ocurrir algún siniestro.”

 

El riesgo aumenta porque no se cumple con las medidas de seguridad requeridas para evacuaciones por emergencia, en especial referencia al sector del comedor, ubicado en la planta alta, con puerta de tamaño normal y al que se accede por una escalera no muy amplia, amplía el informe.

 

Hace algunos días comenzaron las obras de las rampas de accesibilidad correspondientes y las referidas al ascensor.

 

“Se deja constancia que las actuaciones mencionadas han sido iniciadas por un grupo de padres, en representación de sus hijos, todos ellos alumnos de la Escuela Primaria Común n.° 27, Distrito Escolar n.° 15 “Petronila Rodríguez” ubicada en la calle Andonaegui 1532 de esta Ciudad, con el fin de reclamar la ejecución en forma inmediata de las obras idóneas y eficaces para ajustar la actual infraestructura del establecimiento a la normativa vigente, cesando en su política de incremento de la matrícula escolar y acreditando una planificación para el próximo lustro en el establecimiento mencionado, que incluya previsiones de infraestructura, matrícula personal y presupuesto acorde al plan de obra. En ese contexto, se requiere, asimismo, el efectivo derecho de participación de la comunidad educativa.”, detalla el Edicto del Juzgado n.° 21 en lo Contencioso Administrativo y Tributario.

 

En efecto, a fines del 2016, la comunidad educativa de la Petronila denunció por distintas vías y ante diversas autoridades del Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires serias irregularidades y reclamos:

-Incremento de la matrícula de primer grado en un 25% sin generar espacio adicional y restando al mismo tiempo aulas para la construcción de un ascensor.

-Comienzo de la obra del ascensor en forma arbitraria e inconsulta, sin contar con los permisos de APH y sin diálogo previo con la comunidad. La planificación original no contemplaba un baño para niños con discapacidad, tampoco rampas de acceso al establecimiento, que se encuentra elevado respecto del nivel de la vereda.

-No tener en cuenta la cantidad de baños para los niños, que resultaba ya insuficiente, y respecto a lo cual no hay cambios aún con el incremento de matrícula.

-El espacio del comedor cuya capacidad ya estaba al límite en 2016, tampoco tuvo modificaciones y ya estaba colapsado con el incremento de matrícula.

-El pedido urgente para sumar celadores que no tuvo respuesta positiva.

Portal de Parque Chas

Redacción

Deja un comentario