Reinauguran mural de Roberto Santoro

El viernes 24 a las 11, previo a la marcha por el 41° aniversario del golpe cívico militar, la agrupación Nueva Comuna junto al grupo muralista Chuneo Padilla –restauradores del mural del barrio de Chacarita- realizarán el acto en homenaje al poeta desaparecido en 1977. La cita es en la plazoleta donde se unen la calle Fraga y Avenida Forest.

 

El mural se pintó en 2001 en la plazoleta Roberto Santoro, ubicada en Av. Forest, Fraga y Teodoro García. Formó parte de una serie de murales por la memoria que el grupo Chuneo Padilla pintó en las paredes del barrio de Chacarita, el único que resistió el paso del tiempo fue este que fue restaurado durante el último mes por los artistas.

 

En el acto estarán presentes familiares del poeta desaparecido Roberto Santoro que vivió en Chacarita.

 

Roberto Jorge Santoro nació en Buenos Aires, en la calle Warnes (Parque Centenario), el 17 de abril de 1939. Tenía cuatro años cuando junto con sus padres y su hermana mayor, Emilia Cristina (Neneca), se mudó a Chacarita, a la casa de Fraga 568.

 

Fue hijo de Salvador Santoro (inmigrante italiano, hombre muy simpático y conversador, cuentan, que trabajó como repartidor en una fábrica de calzado, chofer de un micro de excursión, vendedor en un puesto de frutas del mercado de Abasto y hasta tuvo su propio taller de bijouterie) y de Emilia Delisio (argentina, mujer seria y de su casa, cuentan también, empleada administrativa un tiempo y modista toda su vida), Roberto empezó la primaria en la escuela nº 18 DE 14, en Federico Lacroze entre Fraga y Roseti, y la completó en el Colegio Manuel Belgrano de los hermanos maristas (La Pampa y Vuelta de Obligado), donde terminó los estudios secundarios en 1956, recibiéndose de Bachiller.

 

Ingresó inmediatamente a la Facultad de Filosofía y Letras para seguir ambas carreras, pero su incorporación como soldado de la patria, esa patria que apedreó después, lo obligó a abandonarla. Vivió los dos años de servicio militar en la marina como una experiencia maravillosa: gratos recuerdos de los viajes por el mundo y, lo sabría después, primera aproximación al enemigo.

 

Pocos conocen que había estudiado francés en la Alianza Francesa y que cuando vino a Buenos Aires el buque escuela Jeanne d’Arc le tocó ser “guía turístico” de los marineros galos. Premiado por su desempeño, fue uno de los elegidos para el 8º viaje de instrucción del buque escuela La Argentina, a bordo del cual recorrió destinos insólitos (Sudáfrica, Australia, Nueva Zelanda, las islas de la Polinesia…), en una travesía tan larga como enriquecedora.

 

Roberto Jorge Santoro fue secuestrado por el terrorismo de estado el 1 de junio de 1977, quienes se lo llevaron ilegalmente de su lugar de trabajo, la Escuela Nacional de Educación Técnica No. 25 “Teniente Primero de Artillería Fray Luis Beltrán”, en la calle Saavedra del barrio de Once, donde el poeta prestaba servicio de preceptor con el cargo de subjefe. Había asumido siempre una actitud política militante. De ideas guevaristas, en la década del 60 se integró al Partido Revolucionario de los Trabajadores (PRT). La intencionalidad político social es una constante en sus obras. En poemas tardíos Santoro utilizó una serie de personajes ridiculizados y captados a modo de rápidas instantáneas que responden a diferentes estratos sociales para ofrecerle al lector un testimonio veraz y condenatorio de un sistema represivo con sus códigos prefijados, su hipocresía moral, sus instituciones decadentes. El sentido del humor y lo grotesco confieren a su estilo eficacia y contundencia.

 

Te puede interesar  Actividades por la Semana de la Memoria en la Comuna 15

 

Santoro fue fundador de la revista literaria El Barrilete y de publicaciones como Gente de Buenos Aires y Papeles de Buenos Aires, tiene en su haber los siguientes títulos: Oficio desesperado (Ediciones Cuadernos del Alfarero, 1962); De tango y lo demás, fragmento (Editorial Barrilete, 1962); El último tranvía, plaqueta (Editorial Barrilete, 1963); Nacimiento en la tierra (Ediciones Cuadernos Australes, 1963); Pedradas con mi patria (Editorial Barrilete, 1964); De tango y lo demás (Editorial Barrilete, 1964); En pocas palabras, plaqueta (Ediciones Hechas a mano, 1967); Literatura de la pelota, recopilación sobre el tema del fútbol (Editorial Papeles de Buenos Aires, 1971); A ras del suelo (Editorial Papeles de Buenos Aires, 1971); Desafío (Editorial Gente de Buenos Aires, 1972); Uno más uno humanidad (Ediciones Dead Weight, 1970); En esta tierra lo que mata es la humedad (tragedia musical representada en Buenos Aires, 1972); En esta tierra (canciones; música de Raúl Parentella; canto Kiko Fernández; Music Hall, 1972, disco L.P.); Poesía en general (Editorial Papeles de Buenos Aires, 1973); Cuatro canciones y un vuelo (Editorial Gente de Buenos Aires, 1973); Las cosas claras (anti-libros “La trenza loca”, 1973); Lo que no veo no lo creo (canciones; música y canto Jorge Cutello, 1974); No negociable, carpeta (Editorial Papeles de Buenos Aires, 1975); De Santoro (Homenaje a R. J. Santoro realizado en Madrid por poetas, escritores y artistas en general represaliados en Argentina, Ediciones del Rescate, 1979).

Deja un comentario