A pesar de la fuerte oposición, venderán terrenos para financiar obras

La Legislatura porteña sancionó con 34 votos a favor y 25 en contra el proyecto de ley que habilita la venta de cinco terrenos para financiar las obras de los viaductos de las líneas ferroviarias San Martín y Mitre. También se aprobó con 33 votos positivos y 26 negativos la modificación de normas urbanísticas sobre un predio del barrio de La Boca para construir torres.

 

El 22 de noviembre se había realizado la Audiencia Pública referida al proyecto para urbanizar cinco terrenos que actualmente pertenecen al Estado nacional los que serán subastados en un 35 por ciento de sus superficies para emprendimientos inmobiliario y el 65 por ciento restante se convertirá en espacio público de la Ciudad de Buenos Aires.

 

El proyecto  trata de un convenio entre la Ciudad de Buenos Aires y la Agencia de Administración de Bienes del Estado (AABE), de la Nación, para disponer de cinco predios que totalizan 5,6 hectáreas, de las cuales un tercio se destinará a proyectos urbanísticos de edificios para residencia u oficinas y nueva infraestructura operativa ferroviaria.
Este convenio acaba de ser aprobado por la Legislatura de la Ciudad, al igual que las normas referidas a cambios de zonificación de los inmuebles.

 

Durante la Audiencia, el secretario de Planificación del Transporte de la Nación, Germán Bussi, informó sobre las inversiones previstas para el sistema ferroviarios y el plan metropolitano, que incluye la construcción de tres viaductos para eludir las vías de los ferrocarriles Belgrano Sur, Mitre y San  Martín. En este caso, las obras refieren a las dos últimas líneas férreas: una de cuatro kilómetros que erradicará 8 pasos a nivel (Mitre) y otra de 5 Km. para eliminar 11 pasos a nivel (San Martín). El producido de las operaciones inmobiliarias proyectadas servirá para financiar esa infraestructura, enfatizó. Esto permitirá, a su vez, la reapertura de 11 nuevas calles hoy obstruidas por las vías.

 

Por su parte, el director general de Planeamiento Urbano de la Ciudad, Mariano Orlando, habló de las rezonificaciones que darán mayor valor a los terrenos, dentro de un plan urbano ambiental que integrará terrenos en desuso a la vida de los barrios y aumentará los espacios públicos. Los terrenos involucrados están en Retiro, Barrio Parque, Villa Urquiza y dos con frente a la colectora de Av. Gral. Paz. Sobre estos dos últimos, el funcionario aclaró que se están cambiando los parámetros urbanísticos y las alturas de edificaciones que se permitirán, ante planteos de vecinos y legisladores.

 

Durante la Audiencia, Vecinos, organizaciones políticas y sociales manifestaron su fuerte rechazo a la venta de parcelas públicas y especialmente en contra de lo planificado para los predios que dan a la colectora de la Avenida Gral. Paz, donde también se plantearon controversias sobre la altitud de los edificios proyectados.

 

El primero de los terrenos es un polígono formado por la colectora de la avenida General Paz y las calles Emilio Castro, Ercilla y Saladillo, en el barrio de Mataderos -Comuna 9. Este inmueble será dividido en dos parcelas de 8 mil metros cuadrados cada una para la apertura o continuación de la calle Acassuso. Allí se permitirá utilizar dos superficies de suelo de 1.350 metros cuadrados cada una para levantar edificios por un total autorizado de 70 mil metros cuadrados de construcción. El resto será espacio público (parques, calles, veredas, pasos peatonales. etc.).

 

Otro predio con frente a la colectora es el delimitado por las calles Holmberg, Pico y las vías del ferrocarril Mitre, en barrio Saavedra -Comuna 12, lindero con un gran centro comercial. Se trata de 1.200 metros cuadrados de terreno, donde se permitirá edificar hasta 25 mil metros cuadrados.

 

El tercero de los polígonos está ubicado en el barrio de Palermo -Comuna 14- demarcado por la avenida Ortiz de Ocampo y las vías de los ferrocarriles San Martín y Belgrano Norte. Unos 4 mil metros cuadrados de superficie donde se permitirá edificar hasta 35 mil metros cuadrados.

 

En Villa Urquiza -Comuna 12- el inmueble afectado es el que se encuentra entre las calles Roosevelt, Triunvirato, Bucarelli y las vías del ferrocarril Mitre. Son alrededor de 8.000 metros cuadrados de planta y, hacia arriba, podrá edificarse hasta 30 mil metros cuadrados. El 65 por ciento del terreno se destinará a espacio público.

La última superficie a rezonificar es la comprendida entre las avenidas Del Libertador y Ramos Mejía, la calle Padre Mujica y el deslinde con la terminal de trenes, en Retiro -Comuna 1. Aquí, la iniciativa detalla que el tratamiento paisajístico “deberá ser diseñado para su integración peatonal con la obra de superficie del Paseo del Bajo y la accesibilidad a la Dársena Norte”.

 

Estas parcelas suman más de 27 mil metros cuadrados de suelo, que tendrán un área urbanizable (casi 17 mil m2) y un área operativa ferroviaria (unos 10 mil m2). Allí, además de edificios de residencia u oficinas, se prevé construir una nueva terminal ferroviaria y un establecimiento educativo. Se permitirá edificar hacia arriba hasta 85 mil m2 y se mantiene el requisito de que el 65 por ciento de toda la superficie basal debe ser espacio público.

 

Las exposiciones de los inscriptos con aplausos y abucheos que resultaron una clase pública sobre derechos ciudadanos informando sobre las maniobras y especulaciones inmobiliarias de beneficiar a las corporaciones en detrimento de la población que habita, trabaja, transita por la ciudad. Integrantes de la agrupación “Vecinos x el 25” y de la Asamblea de Villa Urquiza manifestaron: “Nos enteramos que esta Agencia (AABE) promotora de proyectos inmobiliarios, creada por decreto para vender las tierras sin pasar por el Congreso de la Nación es “Trucha”, ilegal,  actúa por fuera de la ley. Es inconstitucional”.

 

Desde la Agrupación Vx25, denunciaron que esta nueva normativa que se quiere implementar determina que un 35% podrá destinarse a uso privado, construcción de torres, incorporando nuevos usos comerciales, oficinas, etc. y el 65% restante será de uso público con senderos, ocupados por veredas canteros y no por espacios verdes públicos con uso y equipamiento comunitario. Reclamos constantes y una exigencia firme de los vecinos de respetar los usos y las necesidades propias de los barrios. Donde se desarrollan actividades sociales, políticas y culturales autogestivas tanto en la Asamblea de Villa Urquiza como en los otros espacios, también se llevan a cabo talleres educativos, de capacitación y jornadas solidarias, “no son terrenos ociosos”. De alto valor significativo, histórico que hacen a la identidad barrial y al encuentro social colectivo.

 

También se explicó que la aplicación del nuevo Código Urbanístico permitirá un aumento de la densidad poblacional, incrementando la construcción con más torres y mayor ocupación del suelo agravando la infraestructura de servicios agua, cloacas, luz, ya colapsados. Con consecuencias perjudiciales en el tránsito, estacionamiento y con mayor contaminación ambiental  y sonora.

 

Al cierre de la audiencia pública, como conclusión después de cuatro horas,  se evidenció la falta de información de los legisladores sobre estos predios, sus informes inapropiados sin consulta previa a los vecinos sobre la situación en los barrios y el desprecio a la participación ciudadana.

 

El legislador del bloque de Autodeterminación y Libertad, Fernando Vilardo, destacó el general cuestionamiento a la democracia representativa y la hipocresía de los mandatarios que no respetan el voto de la ciudadanía.  Así la diputada Paula Olivetto, integrante de la lista de Vamos Juntos por Carrió, vecina de Mataderos increpó a los vecinos ante los reclamos por haber votado en contra de las necesidades del barrio.

 

Antes de sancionar los proyectos de ley durante la sesión de este jueves 30 de noviembre, se produjo un acalorado debate. El presidente de la Comisión de Planeamiento, Agustín Forchieri, señaló que “cuando viajamos mejor, vivimos mejor; es por eso que el transporte es uno de los principales ejes de nuestra gestión y porque es una de las principales inquietudes de nuestros vecinos” y afirmó que “queremos tener un sistema de transporte público cada vez mejor, pero esto hay que financiarlo por eso el Estado Nacional nos otorgó predios de dominio privado para poder avanzar con estas obras”.

 

A su turno,  el legislador del FpV Javier Andrade expresó  que “hace un año se está conversando acerca del Código de Planeamiento Urbano, por la envergadura de los predios que estaremos entregando creemos que sería oportuno esperar a este Código” y señaló que “en algunos lugares estamos permitiendo que se realicen construcciones al lado de las vías del tren y sobre los espacios aéreos”. Y completó manifestando que “más allá de si son terrenos de dominio público o privado siguen siendo del Estado y eso es lo que está en discusión”.

 

El socialista Roy Cortina precisó que el voto de su espacio “iba a ser negativo para los dos proyectos que se han puesto en consideración” ya que “no compartimos la filosofía de esta iniciativa, no podemos reducir el desarrollo urbano a los negocios inmobiliarios, esto es un error”. “Desarrollo urbano son también otras cosas: la re urbanización de villas, la creación de plazas, entre otras. Un despacho que autoriza la construcción de torres de 25 pisos en el extremo de La Boca marcha en contramano de las necesidades de ese barrio, donde hay una gran problemática con respecto a la vivienda”, sentenció Cortina.

 

“La presentación de estos proyectos fue sustentada por una situación financiera, pero nosotros rechazamos la idea de que las obras que se realizan en nuestra Ciudad se deban hacer con la venta de tierras públicas” y consideró que “somos una Ciudad que desfinancia sus ingresos pero que rifa sus terrenos”, precisó a su turno la legisladora del FIT Laura Marrone.
Y agregó: “¿Cómo puede ser que a la zona de La Boca que carece de espacios verdes se les quite la posibilidad de tener un espacio de recreación?”

 

La diputada de Suma+ María Patricia Vischi señaló que “la construcción de torres quiebra la arquitectura del barrio y esto lo han planteado los vecinos del lugar, que en definitiva son quienes conocen las necesidades del lugar en el que viven” y destacó que “habría que entrar en el entramado urbanístico de La Boca para poder comenzar a solucionar las dificultades de vivienda del lugar”.  “Creemos que hay una voluntad por parte del Ejecutivo de ceder las tierras sin poner reparos en las necesidades que tienen los vecinos”, aseguró Vischi.

 

Por su parte, Carlos Tomada, presidente del  FpV aseguró que “estos proyectos sintetizan el modelo de desarrollo urbano que propone el oficialismo para nuestra Ciudad, no coincidimos en absoluto en esta idea de la venta de tierras para financiar obras públicas. El Gobierno de la Ciudad modifica las leyes para permitir las construcciones, el Gobierno Nacional vende las tierras y el desarrollador las compra para hacer su negocio, haciendo así torres de lujos a las que seguramente no podrán acceder los vecinos”.

 

Sobre el final,  el diputado Maximiliano Ferraro (CC ARI) señaló que “algunos legisladores plantean que estos terrenos pertenecen a la Ciudad y que nosotros estamos violando el procedimiento de las rezonificaciones, esto no es cierto todo el trabajo se ha realizado en equipo y dentro de la ley” y afirmó que “hemos trabajado mucho para cambiar los proyectos y alcanzar la mayor cantidad de consensos, nosotros lo vamos a acompañar porque se utilizarán para financiar las obras”. Finalizó su alocución advirtiendo que “seguramente habrá diputados que recurrirán a la Justicia para trabar el trabajo en conjunto de la Ciudad y la Nación”.

 

(Foto: Juan Monasterio)

Deja un comentario