La bala que nos roza

 

El sábado 5 de marzo por la noche, mientras se inauguraba un local del espacio Nuevo Encuentro en Villa Crespo, desconocidos dispararon en forma irracional hacia donde estaban los concurrentes al acto en la puerta de Padilla 829. Dos chicas fueron heridas (una de ellas militante y vecina de Parque Chas), ambas están fuera de peligro. Sobre el asfalto se encontraron casquillos de balas de plomo.

 

Por Emilia Bonifetti*

Conocemos a la joven herida ayer. Es militante orgánica, está en una agrupación. Anoche le dispararon al boleo. La conocemos por el colectivo político de nuestro barrio. Donde todos participamos.

Es una piba extraordinaria, labura noche y día, siempre está para lo que necesitamos. Tiene un nene chiquito que está en todas nuestras actividades. Además de recibir un tiro en el día de ayer, la semana pasada la echaron de su laburo.

Cuando hay un presidente que insulta a los militantes, que despide a argentinos por sus afinidades políticas, que en apertura de asamblea legislativas desprecia a todo lo que venga del kirchnerismo, que permite la represión y habilita la persecución por portación de cara, cómo no vas a encontrar un demente que se encuentre legitimado para pegarle un tiro a un vecino militante. Cómo parar la violencia si la violencia está legitimada y es institucional.
Es gravísimo lo que está pasando.

Todo el que calle ante esta situación es cómplice.

Entendemos que tengan miedo y que no se atrevan a manifestarse, pero precisamente el fin es atemorizarnos. Callarnos. Silenciarnos.
Somos parte de un colectivo, el Colectivo Barrial Parque Chas. Que piensa política, discute política, respira política. En nuestro colectivo participan la mayoría de las agrupaciones y ciudadanos independientes.

El espacio tiene como uno de sus fines discutir nuestro destino, nuestras diferencias, nuestros reproches y todo lo que haga falta, a partir de la palabra, la discusión pero sobre todo por un respeto profundo por el otro y el amor. Es un espacio de contención.

A los ciudadanos de buen corazón les pedimos que reflexionen sobre esto. La bala podría haberla matado, podría haberle pegado a un nene, a alguno de nuestros hijos, a mi. A VOS.

Es una bala que nos pega a todos.

Más política. Más democracia.

 

*Integrante del Colectivo Barrial Parque Chas

También te puede interesar

Deja un comentario