Una noche Urchasdonía

Hay una extendida e injusta (des)calificación del tango como triste. No se trata de negar lo melancólico y nostálgico del tango y del porteñismo en general (aunque desde hace unos años la cultura porteña esté en franca retirada), sino más bien de entender y poner en valor al tango que, como toda expresión auténtica y profundamente popular, no es otra cosa que una mirada sobre la condición humana. Toda la condición humana. Incluye la tristeza, los amores contrariados, la muerte como temas centrales de nuestra existencia. Pero no los únicos.

 

Por Diego Joy

 

El tango puede ser (es) una fiesta. Anoche, en el evento central del Segundo Festival de Tango Independiente UrChasDonÍa, lo demostró una vez más Cucuza Castiello. En el Centro Cultural 25 de mayo nos reímos, nos emocionamos, cantamos, reflexionamos como cada vez que le ponemos la oreja al tango.

 

Presentó Graciela Raffa, prócer de la locución y la difusión del 2×4. Talvez sea importante sólo para mí, pero Graciela Raffa conducía junto a Gogo Safigueroa

 

Los Tres Berretines en la 2×4 allá por 2006 y 2007. Fue a partir de ese programa que retomé el interés por profundizar en todo el tango. Hasta ese momento escuchaba el género sin salir de las referencias habituales de seis o siete cantores, alguna orquesta conocida y no mucho más. Ese programa me acercó a las segundas y terceras líneas que tantas veces son igual de valiosos y, seguro, igual de importantes. Mi agradecimiento para Graciela por ese regalo y valga el apunte para recordar lo provechosa que puede resultar la comunicación y difusión, hecha con amor y conocimiento, de un género tan nuestro.

 

Cantaron los ganadores del concurso de cantores Jorge Casal que fue parte del mismo festival. Bellas versiones de Berretín a cargo de Juan Melina y Uno por Cecilia Linardi, ganador y ganadora del certamen.

 

Bailaron Julio Duplaa y Elsa Quattrochi, maestros del tango estilo Urquiza (porque es así, hay un tango urquicero) y Marcelo Lavergata y Lucila Bardach, maestros más jóvenes. A propósito, que hermoso es ver bailar bien el tango, como lo hacen estas dos parejas. Cuánta belleza, elegancia, gracia, sensualidad. Marcelo y Lucila son alma mater de La Milonga del Morán (que junto a El Tango Vuelve al Barrio, el histórico espectáculo de Cucuza en el bar El Faro impulsan este ya imprescindible festival). Dos maestros posta, Marcelo y Lucila.

Te puede interesar  Llega la segunda edición del Festival Independiente de Tango Urchasdonía

 

Hernán Casciari contó alguno de sus cuentos. Cuentos de barrio, los llamó. Me perdonan el lugar común, pero es imposible no recordar aquello de pinta tu aldea y pintarás el Mundo. Si bien recorre historias propias, Casciari se las arregla para que todos seamos o hayamos sido un poco (o bastante) eso que nos está contando.

 

Abel Córdoba, histórico cantor de Osvaldo Pugliese, mostró toda su clase. Pura vitalidad, un manejo del escenario extraordinario y una voz impecable, limpia, expresiva. Un verdadero maestro.

El Trío Inestable (Noe Sinkunas, Sebastian Zasali y Mateo Castiello), todo solvencia, la rompió toda como siempre.

 

Además de Cucuza, claro, que nos paseó por todas las sensaciones que el tango te puede regalar, que son muchas. Son casi todas, de hecho. Del nudo en la garganta, pura emoción, de Mensaje pasás a la gracia entrañable de Tirate un Lance. Del juego con el público de El Conventillo al estremecimiento con Garúa. Además, un regalo, a dúo con Abel Córdoba, El Viejo Vals, uno de los más hermosos valses que conozco, se me hace que muy difícil de cantar, en bellísima versión.

 

Los que amamos el tango, nos sentimos representados por él, agradecemos de corazón movidas como la del Festival UrChasDonÍa. Cuatro barrios que conforman una Región Tanguera, como bien dijo Cucuza. Si encima, como es mi caso, naciste en Ur (Villa Urquiza); trajinaste las callecitas hasta sentándote a leer en los umbrales de sus casitas y formaste parte de la inolvidable FM de Chas (Parque Chas); viviste tu adolescencia y aùn hoy, después de más de 20 años de haberte ido, sentís como tu barrio a Don (Villa Pueyrredon); y aprendiste a andar en bici o jugaste a la pelota hasta el hartazgo en el precioso parque de Ía (Agronomía) este UrChasDonÍa está hecho casi a medida. Un regalo de la vida.

 

Gracias Hernan Castiello, Romina Mazzone, Marcelo Lavergata, Lucila Bardach y cada uno y una que han puesto su esfuerzo, su trabajo y su arte en la organización. Lo valoramos y lo agradecemos.

 

Foto: Rosana Donati

 

Portal de Parque Chas

Redacción

Deja un comentario