Comisión Interdisciplinaria de Género, Comuna 15

Invitan a la primera reunión de la Comisión del Consejo Consultivo Comuna15 para el martes 23 de mayo a las 19 en la Asociación de Fomento Federico Lacroze, Maure 3955.

 

A continuación publicamos los fundamentos para la creación de la Comisión mencionada que fuera aprobada en el plenario del mes de abril pasado.

 

Comisión Interdisciplinaria de Género

Tal como lo ha sostenido Pierre Bordieu -uno de los sociólogos más importantes del siglo XX- , enfrentamos el hecho notable de que la dominación masculina se ha mantenido en todas partes y a lo largo de los tiempos con tal constancia, que ha llevado a instalar la idea de que esa dominación proviene de designios naturales. La verdad es que la subordinación de las mujeres pone de manifiesto relaciones creadas por los seres humanos no por ninguna motivación natural ni sobrenatural. En efecto, poderosas razones  sociales y culturales actuaron para establecer desigualdades de estatus entre los “sexos”.

Es aquí donde resulta pertinente introducir la diferenciación entre “sexo” y “género” . Es el feminismo teórico el que comienza con la temática en las décadas del 60 y 70, extendiéndose en las últimas décadas en estudios e investigaciones de gran importancia para las ciencias sociales.

Sin embargo, ya la escritora francesa Simone de Beauvoir había escrito al finalizar la segunda guerra mundial, en su notable ensayo El segundo sexo que la inferioridad femenina resultaba como consecuencia del largo desarrollo histórico del patriarcado.

En los últimos años se comenzó a distinguir entre sexo y género. El primer vocablo se refiere las características anatomofísicas y fisiológicas correspondientes a varones y mujeres. Mientras que el término género se empleó para dar cuenta del significado decisivo de los condicionamientos sociales y culturales -históricamente forjados- que creaban los caracteres femeninos y masculinos.

Si bien cabe destacar el avance en materia legislativa que se ha logrado en muchos países del mundo, lo cierto es que los delitos de género lejos de desaparecer se han incrementado debido a que por sí misma la perspectiva punitiva resulta insuficiente.

En nuestro país se sancionó la ley 26.091, en una breve sesión, sin debate y por unanimidad, introduciendo una serie de novedosas modificaciones al artículo 80 del código penal, entre las cuales -siguiendo una tendencia muy marcada en América Latina- se incorpora el delito de “femicidio” al digesto punitivo.

Esto ha significado la instalación definitiva  de la problemática de género en nuestra legislación penal.

La violencia de género se nutre de componentes específicos diferentes de aquellos  que caracterizan los delitos violentos tradicionales: un sujeto pasivo femenino, un sujeto activo masculino y un contexto específico para doblegar y someter  a la víctima.

Violencia de género es violencia contra la mujer; supone un espacio ambiental específico para su comisión y una determinada relación entre la víctima y el victimario.

El ejercicio de esta clase de violencia en sus más diversas manifestaciones, física, psicológica, económica, sexual, laboral etc. se ha repetido históricamente como herramienta de dominación.

Así, la violencia contra las mujeres tiene además de la caracterización binaria de sus protagonistas (hombre-mujer) un componente subjetivo misógino: causar un daño por el hecho de ser mujer.

Es aquí donde deben permear todas las disciplinas y actores sociales para un abordaje interdisciplinario de la problemática que lleve a una profunda modificación del paradigma imperante con respecto a la percepción de género.

Ante un estado ausente que toma medidas coyunturales  (ej. créditos, privación de patria potestad) que no aportan soluciones reales a la situación planteada, considero tarea de este CCC la formación de una comisión interdisciplinaria  de género que genere un espacio de debate así como también de difusión tendiente a prevenir con el mayor alcance posible la violencia contra la mujer.

Deja un comentario