Campaña: No a la incineración, Si al reciclado

El gobierno bonaerense y el gobierno porteño, tienen en carpeta un proyecto que incluye volver a incinerar la basura para su tratamiento final. Se instalarían siete plantas en la Capital y en el área metropolitana. El miércoles 22 de noviembre a las 11 se realizará una movilización de cartoneros al Congreso para decirle “Sí al reciclado”.

 

El plan oficial de la Coordinación Ecológica Metropolitana Sociedad del Estado (Ceamse), al que tuvo acceso el portal Infobae, habla de “impulsar la valorización térmica” y diseña un programa a 2030. Según ese proyecto, la Capital y los partidos bonaerenses se dividirían en cuatro corredores o regiones: Norte, Caba Norte, Acumar (en la cuenca Matanza Riachuelo) y Sur. “Las plantas se instalarían en “predios ya impactados”, “predios ofrecidos por intendentes en años anteriores” o en lugares cercanos a donde ya hay algún tipo de disposición final.

 

La ONG “Reciclado en nuestras manos”, inició una campaña contra la incineración a través de su facebook: “Les contamos a los que no están al tanto que la Ley de Envases que venimos impulsando hace bastante tiempo no tendría lugar en el Congreso de la Nación, ya que este miércoles se firmaron en la Comisión de Recursos Naturales de la Cámara de Diputados, un dictamen de mayoría y uno de minoría. El primero es una ley que, si bien menciona el trabajo de los recicladores, no obliga a las empresas a hacerse cargo de la gestión de envases en nuestras manos, y aún peor, deja la puerta abierta a la incineración de los residuos de envases. En la misma línea se reflotaron con fuerza los proyectos de instalación de siete plantas de incineración de residuos en la Capital y en el área metropolitana, algo que consideramos dañino en muchos aspectos que iremos comentando durante la campaña”.

 

“Reciclado en nuestras manos”, informa que en Argentina cada persona genera alrededor de 1 kilo de basura por día, 40 mil toneladas en todo el país. 14 millones 400 mil toneladas de desechos al año.

Toda esta basura termina en basurales a cielo abierto o se entierra en rellenos sanitarios que hoy están al borde del colapso. Esto además de ser dañino para el ambiente tiene un costo económico extremadamente alto. Solo en la Ciudad de Buenos Aires el gasto por este tratamiento asciende a más de 22 millones de pesos por día.

Lo único que evita que este sistema colapse es el trabajo de más de 200 mil cartoneros y cartoneras que a lo largo y ancho del país recuperan diariamente unas 10 mil toneladas de residuos. Todos estos materiales recuperados se reciclan y vuelven a la industria como materia prima para nuevos productos.

Reciclar también ahorra energía. Recuperar los materiales en lugar de producirlos desde cero reduce el gasto energético de la producción, ahorrando el equivalente al consumo promedio de 120 mil hogares.

El trabajo de los recicladores

Los cartoneros hacen un gran esfuerzo desde las condiciones más precarias

– Trabajan a la intemperie, en la calle o en basurales, de día o de noche.

– No tienen condiciones mínimas de seguridad e higiene.

– Cargan y manipulan mucho peso en jornadas extenuantes.

No tienen garantizado derechos básicos como:

*Salario mínimo *Asignaciones familiares *Jornada de ocho horas *Vacaciones pagas *Descanso dominical *Obra social *Seguro de riesgo de trabajo *Aguinaldo *Licencia por accidentes o enfermedades *Licencia por maternidad.

La enorme riqueza que generan desde la basura es aprovechada por un puñado de empresarios e intermediarios y toda la recompensa que tienen por su trabajo son balanzas trucadas y precios viles.

El sistema actual es dañino para el ambiente, costoso para la sociedad y sobrevive gracias al trabajo no reconocido ni remunerado de los recicladores. Cambiarlo es necesario y también es posible.

Sistema de gestión social del reciclado:

Las cooperativas de cartoneros y recicladores de la Ciudad de Buenos Aires lograron que se implemente un Sistema de Gestión Social del Reciclado, reconocido y premiado internacionalmente. Aunque hay mucho por mejorar, este modelo permitió numerosos avances:

Aumentar el volumen de reciclado con inversión en infraestructura y logística
Alcanzar un ingreso promedio igual al salario mínimo
Uniformes y condiciones de seguridad para los cartoneros
Abrir guarderías para eliminar el trabajo infantil.

Este modelo podría aplicarse a nivel nacional con una Ley de Envases, para que las empresas que comercializan los envases que contaminan se hagan responsables del costo de su reciclado.

Más información: Facebook Reciclado en tus manos

Deja un comentario