Aspectos de los cambios tarifarios del transporte

Resumen de los principales aspectos de los cambios tarifarios que el Gobierno aplicará a partir del 1 de febrero.

 

Los anuncios sobre aumentos de tarifas y la implementación del sistema Red SUBE, que prevé la aplicación de descuentos en función de la cantidad de viajes que se realicen, generaron una gran cantidad de dudas y consultas de los usuarios. El portal enelsubte.com hizo un detalle de los principales aspectos de los cambios que el Gobierno implementará a partir del 1 de febrero.

 

Se dispusieron aumentos para los subterráneos -pendientes hasta tanto se lleve adelante la audiencia pública exigida por la ley porteña-, trenes y colectivos a aplicarse en tres escalas: febrero, abril y junio. En el caso del Subte, el pasaje que hoy cuesta 7,50 pasará, una vez realizada la audiencia pública no vinculante, a 11 pesos en abril y a 12,50 pesos en junio. En cuanto a los ferrocarriles y colectivos, los incrementos varían por línea y por cantidad de kilómetros recorridos tal como se exhibe en las siguientes tablas.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Red SUBE

 

Para amortiguar el impacto de los incrementos de tarifa, sobre todo en aquellos pasajeros que deban utilizar más de un medio de transporte para llegar a destino, el Gobierno implementará un sistema de descuentos, similar al empleado en otras ciudades del mundo, que denominó Red SUBE. Este beneficio se podrá utilizar todos los días del año y a toda hora a partir del 1 de febrero y se aplicará de manera automática a todas las tarjetas SUBE vigentes, estén o no nominalizadas.

 

El esquema consiste en la aplicación de descuentos sobre las tarifas de hasta cinco medios de transporte que el usuario requiera tomar dentro de un plazo máximo de dos horas a contar desde que se pasa la tarjeta SUBE por la lectora o molinete del medio en el que se inicia el viaje. En ese sentido, el usuario pagará el importe completo de la tarifa únicamente en el primer medio de transporte que tome. Luego, cuando pase la SUBE por la lectora o molinete de su segundo medio, se le cobrará el 50% de la tarifa correspondiente. Si requiriese combinar con un tercer, cuarto o quinto medio de transporte, el sistema efectuará un descuento de 75% sobre las tarifas de cada uno de ellos siempre y cuando las marcaciones con la SUBE se efectúen dentro de la ventana de dos horas abierta al comienzo de su viaje; es decir que si un pasajero, por ejemplo, abordase hacia el final de su ventana de dos horas un colectivo con un tiempo de viaje que supere lo que le resta de tiempo, el sistema de todas formas le brindará el descuento que correspondiere.

 

Además, según informó el Ministerio de Transporte, la Red SUBE se superpondrá con beneficios ya vigentes como la Tarifa Social, que ya implica un 55% de descuento en el valor del boleto para jubilados y pensionados, personal de trabajo doméstico, beneficiarios de la Asignación Universal por Hijo, Asignación por embarazo, Progresar, Argentina Trabaja, Ellas Hacen, Monotributo Social, Pensiones No Contributivas y excombatientes de la Guerra de Malvinas.

 

Sin embargo, los descuentos de la Red SUBE no se acumularán con los ya ofrecidos por Subterráneos de Buenos Aires para el caso del Subte. Así, sólo se aplicará el descuento de 50 o 75% únicamente al primer viaje en Subte y no para un eventual segundo o tercer viaje -que implique salir de la red y volver a ingresar por los molinetes- que se realice dentro de la misma ventana de dos horas. Estos viajes posteriores, que deberán abonarse a tarifa completa, se seguirán contabilizando para los descuentos a partir del viaje 21 que ofrece SBASE.

 

En los países en los que hay “boleto combinado”, se paga la primera tarifa y luego hay una hora o dos durante las cuales se puede transbordar sin costo extra. O sea, se entiende la totalidad del transporte público como una red, de modo que las combinaciones entre sus partes para completar un trayecto son gratuitas. En el área Metropolitana se entiende  como red al subte. Por los anuncios que hizo el gobierno, la lógica sería premiar el consumo, algo similar a la estrategia de los supermercados cuando ofrecen un descuento sobre segundas o terceras unidades de un producto con el objeto de reducir stock. Se entiende el transporte como un bien de consumo. Lógica de negocio de privados.

 

Fuente:enelsubte.com

Deja un comentario